“El Grito”, el primer single de Nunatak y su pulso infinito

0
348

nunatak-foto

“El Grito”, el primer single de Nunatak y su pulso infinito

Nunatak, significa en lengua inuit una montaña que emerge en medio de un paisaje helado. Simboliza también la resistencia, la supervivencia ante las condiciones más extremas. En el panorama musical es naturaleza, es viento, es fuego, es un mosaico de melodías y voces a veces delicadas, que se entremezclan, te invitan a sonreír y te empujan a gritar.

A principios de 2016 y tras una exitosa campaña de financiación colectiva, la banda de Cartagena estrena su segundo trabajo “Nunatak y el pulso infinito” bajo la producción de Luca Petricca (Hola a Todo el Mundo, Xoel López, Izal, León Benavente) en los Estudios Reno de Madrid.

Las notas que nos deja en la primera escucha son las de la euforia y las de la buena sensación. Frescura, brillo, tonos alegres y una especie de sentimiento de que la banda ha saltado otro paso. En este nuevo LP los sonidos se endurecen y las composiciones ganan en variedad y riqueza, sin perder su vocación épica ni su sensibilidad coral. Un salto de madurez que se traduce en un directo más intenso y cuidado, que se abre paso por lugares no comunes, por territorio sin explorar.

La garra y el positivismo de sus canciones hacen que, nos quede esa impresión de que es un disco que ha encontrado un hueco entre nosotros. La consolidación del sonido hace que se saque el máximo partido a toda la energía que han invertido y que se ha ido desprendiendo en cada uno de sus cortes. El universo que conecta con el disco, nos demuestra el giro de 360 grados en 3 dimensiones. Sus temas son diversos y al igual que hay guitarreos vibrantes existe evocación y calma.

Fieles a sus raíces melódicas, Nunatak han sabido encontrar el equilibrio perfecto. Vuelven a superarse, a crecer y a evolucionar de una manera desorbitada en el trabajo de los matices, de los arreglos y de las texturas. “El Grito“, el primer single del nuevo álbum, es un llamamiento colectivo que se abre paso ante el costumbrismo acomodado y nos empuja en la dirección del cambio. Un ejemplo claro y directo de la intensidad y fuerza que los murcianos transmiten.

Deja un comentario