Manu Míguez, el talento hecho magia y sensibilidad

0
1648

Manu Míguez, el talento hecho magia y sensibilidad

La historia de Manu Míguez tiene las dosis de romanticismo que requiere cualquier artista que vaya por el mundo narrando sus vivencias. Es un creador con mucho trabajo, que ha ido alcanzando una gran madurez poética y musical. Madurez que se adorna de una sugerente capacidad reflexiva. Y todo esto vivido con sencillez, naturalidad, y con esa humildad que apasiona y enamora.

Habitual del circuito madrileño de cantautores, Manu es puramente magia. El joven se desmarca del planteamiento austero de muchos otros músicos y envuelve sus canciones con sutiles y suaves arreglos que aportan un tono luminoso. Pianos, guitarras y batería que suman más cuerpo a unas composiciones llenas de encanto y con identidad propia.

Míguez conecta el imaginario del artista con el de la canción de autor de calidad, más allá de épocas y modas, explicando que las suyas son unas composiciones cargadas de calidad literaria y fundidas a la perfección en espacios sonoros de una belleza única. Ya sea como compositor o como escritor, aprovecha sus amplios y variados conocimientos musicales para mezclar unas letras de sentir melancólico y emotivo con unas músicas muy elaboradas, cercanas a la clásica y a la música ambiental.

Con una ya dilatada experiencia pese a su juventud, el madrileño posee un largo currículo como músico acompañante de otros artistas, siempre con el piano y el violín. Ahora presenta su nueva gira que lleva como título “Fronteras“, acompañado por Miquel Ferrer a la batería. Una combinación que descubre su lado más enérgico y deja sentir ese brillante despliegue sonoro y sensorial de sus últimas canciones.

Inspirándose sin duda en todo ese conjunto de percepciones y sensaciones, Manu nos presenta aquí una pequeña muestra de ello. Un vídeo en el que interpreta en acústico su canción “Noche de Abril“. Las imágenes son solo una reflejo del tono, calidez, dulzura y calidad que atesora. Esa que siempre refleja atravesando el prisma de la sensibilidad con su elocuente lucidez.

Deja un comentario