Ferrara, el precursor de la música terapéutica mediante armónicos

0
231

Ferrara-bosque-1-1024x683

Ferrara, el precursor de la música terapéutica mediante armónicos

Su abuelo le regaló una guitarra. Así comienza una historia musical que llegó a hacerse realidad a los 18 años cuando este granadino, Antonio Ferrara, se unió a Carlos Molina para dar forma al dúo Azul. La agrupación cosechó un gran éxito a nivel nacional con la edición de su primer álbum, de título homónimo, producido y dirigido por Miguel Ángel Arenas (descubridor de Radio Futura, Mecano o Alejandro Sanz, etc…) y bajo el sello de Universal Music Group.

A lo largo de todos estos años, Ferrara se atreve sin miedo a jugar con toda clase de estilos musicales, desde el pop-rock con su álbum “Cero” hasta la electrónica y el dance, junto a Carlos Jean en el innovador y galardonado “Plan B”, un proyecto con el que alcanza el número de los 40 Principales y otras importantes emisoras de radio con varios de sus temas: “Lead The Way”, “Gimme The Base (Dj)” y “Blackstar”.

Más tarde, decide dedicarse a la composición y producción creando éxitos para artistas como Malú, Sergio DalmaPastora Soler, Roko, David Barull Nuria Fergó, entre muchos otros.

Ferrara es un artífice de los sueños que se hacen sonrisa y que se contagian con una naturalidad pasmosa. Y es que, el granadino es sinónimo de compromiso. En muchos de sus proyectos colabora de manera altruista. Así, en 2015 pone la banda sonora al proyecto solidario “Pintando cimas”, que nace con el objetivo principal de llevar material escolar a los pueblos de montaña más pobres y humildes. Una idea pequeña, pero realizada desde el cariño y el amor a los que más lo necesitan. También es responsable de la canción “Pequeños Ángeles“, himno destinado a ayudar a niños con Leucemia y a sus familias.

Sus cimas se hacen camino para aquellos que aspiran a proyectos que sólo son para minorías. Se autodenomina así mismo como un “intronáuta” de la música, donde dice encontrar los paraísos sonoros interiores que todos tenemos. Basándose en esta premisa, su música desarrolla una terapia que consiste en equilibrar los cuerpos sutiles y densos mediante la resonancia con el canto de armónicos.

La incansable búsqueda de la pureza sagrada del sonido y la frialdad competitiva de la industria discográfica le han llevado a una nueva etapa donde pone al servicio del mundo su don musical para sanar e inspirar, con canciones sobre la evolución de la consciencia humana que han quedado plasmados en su último álbum “Karma Game”, aprendiendo la técnica del canto de armónicos procedente del Tibet y Mongolia.

El álbum, estéticamente hablando, está enmarcado bajo canciones muy melódicas, fusionando el pop con la música tribal y el espíritu Zen de estar en el presente, teniendo la intención de acercarse a los oídos de la gente sin etiquetas y con libertad creativa absoluta. Así, en este trabajo ven la luz canciones que hablan del karma, de la transitoriedad de la vida, de la conexión con tu ser superior, de crear tu propia realidad…

Aparte de su faceta artística ha desarrollado  la “Terapia de Resonancia Armónica” que consiste en equilibrar nuestros cuerpos mediante conceptos científicos que demuestran la Física Cuántica (el poder de la intención), la Cimática (la modificación de la materia mediante el sonido) y la Resonancia (Cuando un objeto entra en vibración por influencia de otro). Con esta técnica de sanación el terapeuta hace resonar sus propios centros energéticos con los del paciente, mediante tonos específicos, tradiciones espirituales y canto, acompañándose de técnicas de visualización y de una poderosa intención positiva.

Deja un comentario