Pablo Pedraza, la pasión de un músico cargado de sentimiento

0
1105

pablo  pedraza

Pablo Pedraza, la pasión de un músico cargado de sentimiento

Esfuerzo, constancia e ilusión, son tres de los ingredientes fundamentales para conseguir hacerse un hueco en el mundo de la música. Pablo Pedraza maneja los tiempos de los tres a la perfección. El artista madrileño llama a las puertas del éxito con ““, un tema profundo y cargado de sentimiento que formará parte de su primer EP.

A Pedraza le caracteriza su estilo personal y las ganas de comerse el mundo. Solista de impecable presencia escénica y voz penetrante, el joven expresa música intimista, romántica, fuera de los parámetros comerciales. Un proyecto que encara junto a su guitarrista y compositor Javier Sanz con la sincera ambición de acuñar y resaltar el trabajo de un alma que le canta al mundo.

Pablo nos deleita con un trabajo fino, resultado de la sinergia que plasma la sensibilidad, carisma y personalidad que imprime a cada nota. Sus canciones son viajes sensuales, con letra clara y a flor de piel. Melodías que enmarcan humildemente su pasión desde el primero hasta el último acorde, como si fuera un recital privado, directo al corazón. Una invitación sugestiva a dar un paseo por la brillantez a ritmo de una voz y carisma que pueden erizar los más profundos sentimientos.

El artista madrileño comenzó a formarse desde pequeño, con 12 años, dando clases de canto en la escuela Pablo Garzón y en el Conservatorio Profesional de Música. Le educaron la voz para tenor, pero él quería ir por otros derroteros. Participó durante 3 años consecutivos en el programa de televisión “Premios Veo Veo” con Teresa Rabal, donde llegó a la final varias veces. Más adelante hizo dos musicales para niños en el Teatro Victoria de Madrid.

Pedraza merece ser escuchado si te dejas llevar por la sensibilidad y abres tus oídos a un concepto diferente, cálido y refrescante. Tras años alejado de los escenarios esperando ese beso que le ayude a despertar, ha llegado por fin su momento. Veremos si el tiempo y la crítica le acaba dando la razón.

Deja un comentario