Silvia Pérez Cruz estrena el videoclip de “No Hay Tanto Pan”

0
870

silvia-perez-cruz

Silvia Pérez Cruz estrena el videoclip de “No Hay Tanto Pan”

El último disco de Silvia Pérez Cruz lleva por nombre “Domus” (palabra latina con la que se conoce a un tipo de casa romana), y contiene las canciones que ha compuesto, interpretado y producido para “Cerca de tu casa“, un musical dirigido por Eduard Cortés. La película habla de una de las tragedias sociales más terribles de los últimos tiempos y que han puesto en jaque mate los principios democráticos de la sociedad, en este caso, española: el principio del drama de los desahucios y su perversa propaganda, que logró presentar a las víctimas de la crisis como a los verdugos de su propia historia.

El primer resultado de la aventura es un disco corto pero intenso, inspirado en aquellos desahucios que asaltaban los medios de comunicación en los primeros meses de la crisis. Las canciones, no narrativas, figuran en distinto orden que en el filme y de su escucha no se transparenta gran cosa de la trama. La temática no tiene que ver con la política, sino con un momento histórico. Es una historia sobre una familia que, en el momento más duro de la crisis, en 2008, se ve arrojada fuera de su casa. Y arrastra esa gran culpa y el fracaso en la calle, donde encuentran la generosidad de otras personas.

La denuncia de la gerundense emana más de una partitura melancólica que del realismo de las letras en castellano, portugués e inglés. Más allá de su origen, de intención filmográfica, el disco tiene fuerza por sí mismo. No es un álbum de canción protesta. Es evidentemente música de fondo para la imagen, donde las canciones hablan de la emoción de esas personas, tanto de las que sufren que les quiten la casa, que es algo más que un edificio, es su vida, como de las que ayudan a los que sufren.

El corte que abre el disco, “No hay tanto pan“, toma prestado el lema de la calle. Es un tema combativo. Con un guiño a los gallos rojos y negros de Chicho Sánchez Ferlosio, Silvia canta sobre una gran culpa que no es tuya ni mía, sobre discursos, banqueros y trileros, bolsos, confeti, cruceros y puteros y aquellos que te roban y encima te gritan. Y también de lo indecente de un mundo de gente sin casa y casa sin gente. Con subidas, bajadas, rabia y catarsis.

Tres elementos son los que llaman la atención: primero, la sencillez de su letra, que rehúsa la tendencia a la poesía hiper-metafórica de la canción protesta habitual. En relación a esto llegamos al segundo aspecto, la cercanía del texto a sus protagonistas, que ya no se nombran sin ser nombrados, metaforizados. El último elemento es que el “para tanto chorizo” nunca llega. Con la elegancia que caracteriza a Pérez Cruz, ella modifica esta frase para explicar la situación de los desahuciados: no hay tanto pan para alimentar todas sus bocas.

Sin duda, estamos ante una de las claras candidatas a ganar el Goya a la Mejor Canción Original y Banda Sonora. Veremos si el tiempo le da la razón.

Deja un comentario