“La Manada”, el disco más crudo y directo de Ariel Rot

0
291

ariel-rot-la-manada

“La Manada”, el disco más crudo y directo de Ariel Rot

La manada” es el título del nuevo disco de Ariel Rot. Un álbum de rock clásico, poderoso y eléctrico lanzado el pasado 16 de septiembre en formato CD aunque pensado como vinilo de 180 gramos, formato en el que también ha sido editado. El artista argentino lo ha grabado junto a su banda habitual, en los estudios Black Betty de Madrid, con Jose Nortes al mando de la producción.

Ariel es un instrumentista versátil, que conoce en profundidad la tradición y ha forjado un sonido característico. En la búsqueda interior de la frescura, sin hacer caso a la citada sombra que le exige mantener un listón como creador de grandes canciones, ha construido un trabajo libre que alcanza sus cotas más altas a través de las baladas. Aunque a medida que avanza el disco, poco a poco se van intercalando, en mixtura casi perfecta, temas de rock clásico, tiempos lentos directos a la mente y el corazón, canciones de estructura fácil y rimas tan inspiradas como efectivas.

Enamorado del rock y su guitarra, a Ariel Rot no le pesa la edad. “La manada” es un disco capaz de haberle desatascado de un cierto bloqueo compositivo. El músico nos ofrece este nuevo proyecto después de experimentar con discos personales, más íntimos y reflexivos, como fue su último trabajo, “La Huesuda“. Es un álbum lleno de arreglos de guitarra aunque no por ello veloz. Al revés, es un disco pausado, que vuelve a demostrar por qué el argentino es un artista que ha tenido éxito en todas sus etapas musicales.

La manera a través de la que llego al título del disco es instintiva y nada conceptual. Lo primero que hace Rot es resolver el título de las canciones. Luego va el nombre del disco. Es una manada de canciones, que cada una cumple su rol e intentan sobrevivir ante las adversidades, ayudándose unas a otras. Todas juntas forman un disco espontáneo, desbocado, menos mental y más visceral. Los temas muestran un sonido más directo y crudo que de costumbre, cargados de sentimientos, como salidos de las entrañas, y donde los textos ganan peso específico con respecto a entregas anteriores.

Ariel Rot prosigue su camino en el mundo de la música sin estancarse ni un segundo ni acomodarse en una determinada forma de componer. Lo demuestra le heterogeneidad del álbum. El primer single es “Solamente adiós“. Hay buenas dosis de rock como en “Se me hizo tarde muy pronto“, el acelerado dueto con Los Zigarros “Espero que me disculpen” o el tema que abre el álbum “Una semana encerrado“, que harán disfrutar al público más exigente. También hay sitio para las baladas, con el sello made in Ariel siempre presente en sus discos: “En el borde de la orilla” o “Vagabundo“. Entre las canciones más emocionantes se encuentra “Broder, una guija que busca establecer contacto con Julián Infante, ex compañero suyo en Tequila Los Rodríguez, fallecido en 2000.

Deja un comentario