“El Pasajero”, los once latidos musicales de DePedro

0
444

de pedro

“El Pasajero”, los once latidos musicales de DePedro

DePedro publica nuevo disco y se embarca en una intensa gira de presentación. “El pasajero”, su cuarto disco de estudio, es un catálogo de los mejores viajes que se pueden hacer por poco más de diez euros. Es un viaje que incluye muchos viajes. Once canciones y colaboraciones de artistas ilustres de la talla de Calexico, Gaby Moreno, Naim Amor, Orkesta Mendoza o Enrique Bunbury.

Se trata de un disco callado pero lleno de sonidos, sencillo pero cargado de mundos, un disco contenido pero infinito, donde no sobra nada, mágico a veces, un disco diferente a casi todo lo que escuchamos, que crea su propio lenguaje sonoro y literario. Eso es lo sorprendente: el inconformismo, la búsqueda constante de Jairo Zavala, su universo, alcanzan aquí una unidad, una coherencia y sobre todo una profundidad, una belleza, absolutamente emocionantes y transformadoras.

La grabación del disco se realizó en Tucson (Arizona) en quince días de un gélido mes de diciembre dirigida por Craig Schumacher, con el calor de sus amigos Joey Burns y John Convertino de Calexico emocionados grabando las canciones en analógico, sin posibilidad de rectificar, de retocar, lanzándose en busca de la emoción, del instante, de la honestidad. Incluyendo además deliciosos vientos y un cuarteto de cuerdas, con arreglos de Tom Hagerman de Devotchka e interpretado por músicos de la sinfónica de la ciudad, alentados al grito de “apretad, apretad, que esto es rock”.

El álbum incluye alguna de las canciones más perfectas de su carrera. Canciones para bailar y pensar. En “El Pasajero” hay una mirada a los primeros pasajeros a África. De ese continente nace la energía que desencadena este disco, más de tres años después de “La increíble historia de un hombre bueno” que recuerda que da igual de donde vengas porque lo que importa es donde vas.

Este último diario de viaje respira aires fronterizos en la línea de sus últimos trabajos y personaliza más la historia, enlazando su voz firme a la de Enrique Bunbury en “DF”, en un ejemplo insuperable de cómo pintar una ciudad con sonidos, homenaje a un México que “amanece riendo”, a una tierra “mágica, enorme y rotunda”. La guatemalteca Gaby Moreno, ganadora del Grammy Latino 2013 como Mejor Nuevo Artista, hace coros en el disco.

Jairo Zavala creció en Madrid escuchando canciones anteriores a la Segunda Guerra Mundial y la música que le traía su padre peruano de sus viajes por Latinoamérica y África. Y, aunque disfrutaba trabajando con otras bandas siempre estaba escribiendo su propia música. Sus canciones han sido siempre una herida abierta, sin circunloquios literarios que velen la realidad. Verdad sin tapujos. Y en los once latidos de “El Pasajero” sigue sin bajar la mirada, cuando vive y cuando cuenta. Por eso a un viajero como él, que ha tocado en los garitos más recónditos de Madrid y ha llegado a escenarios de todo el mundo, se le debe escuchar.

Deja un comentario