NajwaJean llena de luces el Teatro Carrión de Valladolid

0
753

najwa-valladolid

NajwaJean llena de luces el Teatro Carrión de Valladolid

¿Música electrónica en un teatro clásico? Es la pregunta análoga a la de “¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?”.

Puede que esto es lo que muchos se preguntasen al conocer que la última gira de NajwaJean (dúo compuesto por Najwa Nimri y Carlos Jean) que lleva por título Bonzo iba a aterrizar ni más ni menos que en el Teatro Carrión de Valladolid.

Pues bien, a veces hay que dejar etiquetas a un lado y no seleccionar la música como a botellas de vino: “ésta aquí” y “ésta allí”.

De esto sabe bien “el Aragonés errante”, Enrique Bunbury, cuando quedó sorprendido el pasado mes de julio al saber que fue el primer Rockero español en pisar el Teatro Real de Madrid e hizo preguntarse el porqué eso no se había producido antes con cualquier otro artista español de su estilo musical.

En el mundo de la música como en todos los mundos, para gustos hay colores: unos prefieren saltar vaso en mano al aire libre, otros optan por los mismos temas pero en plan acústico o y a otros, no les importa el marco, el dónde o el cuándo disfrutar de ciertos espectáculos.

Contraste insondable se vivió anoche, mientras un tímido y desubicado público se sentaba en sus butacas admirando la cúpula, las columnas, el palco y colocándose de forma pulcra y formal los cuellos de sus camisas mientras escuchaban melodía tenue de fondo.

Hasta que llegó el esperado momento en el que se apagaron las luces, la máquina de humo empezó a trabajar dejando a un teatro entre tinieblas donde pudo apreciarse que el terremoto Jean estaba cerca de su aparentemente sencillo teclado, que más que un teclado es su “Kit”, su “coche fantástico” y mientras pisaba el acelerador aparecía “la sombra” más esperada de la noche, la frenética Najwa, dando comienzo de forma dócil con “Rubbie Sunday” calentando motores para lo que vendría a continuación.

En pocos minutos emergió un despliegue que fue más allá de un mero juego de luces o efectos visuales que empujó al público a adentrase en una nube de opio que narcotizaba los sentidos, como si estuvieran dando un paseo por la mente de Jim Morrison o David Bowie con la panspermia sonora del tándem perfecto llamado NajwaJean.

Najwa sabe afinadamente cómo llegar al público y sin ningún tapujo espetó un “levantaros coño” donde ya fue desapareciendo el olor a naftalina de lo políticamente correcto.

La actriz de Películas como “Salto al vacío”, “Abre los ojos” o “Lucía y el sexo” entre muchas otras, se bajó sin más del escenario para dejar fluir su cuerpo entre el público al ritmo de los sonidos de Jean y comenzar el éxtasis con el tema “Hookers” de su Álbum “Till ill breaks” recordándoles a los presentes que era un privilegio estar en un espacio tan íntimo y cercano para que se propiciase con mayor facilidad la transmisión.

El fuego fue in crecendo con los temas más conocidos e imprescindibles de su carrera como “Dead for you” perteneciente a su primer álbum “No Blood” (canción de cabecera durante más de una década en el  programa cinematográfico conducido por Cayetana Guillén Cuervo, “Versión Española”) donde Najwa antes de comenzar a interpretarla, recordó que esta canción la compuso con diecinueve añitos, sí señores, estos dos monstruos escénicos no han caído del cielo, ni Najwa es “la mala” de la serie “vis a vis” ni Carlos es “el del Hormiguero” ya que ambos llevan trabajando desde que muchos/as que los persiguen ahora por la calle ni siquiera habían sido concebidos.

Continuaron el repaso a su carrera entre bromas e improvisaciones con “Mind Your Heard”, “Like those roses”, “Human monkeys”, “For me tonight”, “Gold not”, “Singing”, “Drive me”, “Bonzo”, “Cold outside”, “Nothing to lose”, I Not Special” (dicho por Najwa, letra inspirada en la serie “Mr. Robot”), “One for me, One for you”, “Waiting” y hasta se atrevieron con una magnífica versión de “Personal Jesus” de Depeche Mode.

Hay artistas que buscando la perfección se autodestruyen, no es el caso de la inteligente Najwa, que dice sin vacilaciones y entre risas cuándo se le va la letra, qué canción no se le da del todo bien (cosas suyas) y no le temblaba el pulso si tenía que arrodillarse para mirar bien el “Cue” (cosa que no es de extrañar puesto que su cabeza ahora es una bomba de relojería, más bien dicho, de intensos proyectos. Su carrera va en auge ya que, entre otras cosas, está en plena preparación del musical “DracPack” que realizará junto a la que fuera su compañera de serie y celda Alba Flores) más info en larambleta.

Jean y Nimri, en realidad son dos niños grandes jugando a hacer buena música, a divertirse en el escenario. Un gesto notorio fue otra bajada del escenario de Najwa, pero esta vez sin micro, y en ningún momento con aires de diva para darse un baño de masas, se bajó simplemente para aplaudir y admirar a su pareja musical, como una espectadora más.

A la hora de finalizar la cantante pidió al técnico de luces un par de veces que encendiesen los focos para poder quitarse el personaje y dar un millón de gracias a las personas que se habían desplazado para ver el show mirándolos cara a cara.

El tiempo señores, el tiempo ha sido el aliado de una actriz y cantante que durante muchos años ha sido infravalorada, que coqueteó con Hollywood pero ella pasó de “enamorarse” de algún “Thor” o un risueño y servicial protagonista de “Misión Imposible”. Najwa siempre fue “el patito feo” ha tenido y tiene tantos seguidores como detractores y la criticarán, claro que la criticarán, pero eso es lo mejor que le puede ocurrir a una artista, y ahora con la madurez por bandera y la pasión por su trabajo podrá decir alto y claro aquello de: “Querido Sancho, si los perros ladran, señal de que cabalgamos”.

                   Crónica realizada por  Soco Cordente

Deja un comentario