India Martínez llega al número 1 en la lista de ventas con “Te cuento un secreto”

0
758

india-n1

India Martínez llega al número 1 en la lista de ventas con “Te cuento un secreto”

India Martínez ha destronado a Lady Gaga del número 1 en las listas de ventas españolas con su último álbum Te cuento un secreto”. La cantante cordobesa se consolida en la élite del pop español con este nuevo disco, séptimo trabajo de su carrera. Se trata del primer material completamente inédito desde que en 2013 publicase “Camino de la buena suerte” y el de su reaparición desde el rotundo éxito de “Dual” (2014), el disco de dúos con el que consiguió el Disco de Platino en ventas.

Este “Te cuento un secreto”, desvela todas las claves de la nueva India Martínez. Más femenina, más enigmática y más luchadora que nunca, encantadora y mágica a la vez, la figura indiscutible del pop racial está de enhorabuena demuestra que está en el mejor momento de su trayectoria. La artista está de enhorabuena, como también lo están los productores y compositores Riki Rivera y David Santiesteban. Mención especial también al joven compositor Gonzalo Hermida que ha puesto su gran grano de arena en los temas del álbum “Gris y La última vez.

Pero, ¿qué tiene este álbum que tanto ha enganchado a la gente?. Desgranamos tema por tema los secretos que se esconden detrás de cada canción de este disco:

  • La Última Vez“: Esta es una canción que nos da la sensación desde un principio de que va a seguir una misma tónica, la del desamor, la de una ruptura: “La última vez sentí, que estás, pero no estás conmigo. Que vives en tu dimensión. Donde no estoy yo…”. Pero más adelante la letra nos sorprende dando un giro inesperado a la historia con frases como: “Suéltalo ya, no sé, nunca seas infiel a un latido. Caigamos en el dulce error, de desnudarnos…” o “Quiero escuchar un “te quiero” de tu boca… Es ese zarandeo que se le dice a nuestro “alguien” sin medias tintas, un “confía en mí”, un empujón y un “vayamos hacia adelante”.  Sin lugar a dudas, una canción optimista, fuerte y esperanzadora donde se incluyen acertados sonidos diferentes a partir del minuto tres aproximadamente que le aportan al tema colores distintivos para que no se torne demasiado repetitivo. Desde nuestro punto de vista, “La Última Vez es uno de los platos fuertes del álbum. 
  • Aguasanta“: ¡Fiesta!, esta canción es claramente un juego, una “lucha” de seducción, ¿quién no la ha escuchado y ha recordado esos primeros “flirteos” con alguien?, ¿ese “te doy y te quito para que las ganas aumenten”? y ya no hay vuelta atrás, ambos, ansiosos de libertad y placer dan rienda suelta al deseo. “Una cosa es que me beses casi sin querer y otra cosa es que queramos devorarnos de placer… Para qué dejarnos el pastel si sobran ganas esta vez…”. Y con cada frase y cada párrafo hacemos la canción muy nuestra recordando que cuando existe esa hoguera desmedida se pasan las horas sin que uno no se dé ni cuenta: Hay que ver, la ropa en el suelo nos sienta tan bien… Hazme el amor y no la guerra…”. Aunque “la guerra” también forma parte de esa diversión, sino ¡qué aburrido! ¿No?. 

    Cuando llegamos al punto de la finalidad de “Aguasanta todo nos da igual: ¿que la casa está sin barrer? Ya se barrerá, ¿que la cama se queda sin hacer? Ya se hará, porque entre otras cosas, lo que queremos es arrugar las sábanas una y otra vez, escondidos en nuestro aposento inventando posturas y sueños donde tú pones la piedra y yo vuelvo a caer, ahora solo estamos concentrados en nuestros cuerpos y queremos que la cama se quede deshecha durante días si hace falta, eso sí, con los dos dentro…

  • Si te quiero“, con percusión al comienzo y siendo un tema bailable, seguimos con eso de la seducción, aunque en este tema se deja entrever más amor diciendo mucho, pero a su vez, sin decir demasiado para no dejar todo masticado al que escucha y así dejar un poco de vuelo a la imaginación leyendo entre líneas: “No es cuestión de baile, ni danza planificada. Esta es nuestra excusa, en tener manos agarradas. Poder prometernos amor sólo con miradas y sentir tu cuerpo pegado al mío…”. Como la artista ha explicado en alguna ocasión, esta canción en realidad es una bella excusa, la excusa del baile para juntar piel con piel y lo que se tercie claro…
  • Todo no es casualidad“: Comienza la melancólica melodía de un Piano (ni más ni menos que el de la propia India) que le da más poder a este maravilloso tema. Como las otras, también es una canción que podemos extrapolar a nuestro terreno, como en esas ocasiones que vivimos en un propio desorden, en nuestro mundo interior y vemos la vida o las cosas externas que suceden como algo difuso y más desconcertante aún de lo que ya es. Y llega un momento que necesitamos huir de algún modo… “El mundo estalla en la televisión pero yo sigo aquí resistiendo a la confusión…” Esta frase podría recordar en cierto modo a la famosa del grupo Amaral que decía: “Tirada en la cama mirando la tele y no viendo nada…”. La letra continúa como la llegada a un punto de inflexión, una firme decisión, un desalojo a la presión, un lamento y un adiós: “Fue tan maravilloso amarse así. Me arrepentiré, pero esta vez prefiero equivocarme sola…”. Y esta vez comienza un amor nuevo donde no hay culpables, donde el corazón manda sobre la razón, donde la vida es cruel a veces pero hay cosas que se escapan de nuestras manos. Como diría Sandro Giacobbe con su tema El jardín prohibido: La vida es así no la he inventado yo…  

    En este punto también nos recuerda un poco a la historia de la canción Los gatos no ladran de su discoCamino de la buena suerte”: Despedida, amor consumido y bienvenida a un nuevo amanecer lanzando una vez más las muñecas tristes al desván… No hay dramas, no hay una continua queja, hay valor y un portazo a lo que ya no tiene sentido. 

    “Quiero rendirme en sus brazos, quiero conocerle y abrir un camino de nuevo. Quiero encontrarme en sus ojos y volver a amar. Ya lo sé, es cruel, todo no es casualidad…” Las personas que se cruzan en nuestro camino no salen de la nada ni vienen a nuestras vidas por casualidad, vienen con una misión, con un propósito y quizá para alguien, esa !casualidad”, quién sabe, sea un amor para toda la vida.  

    “Es que no soy de piedra, soy un huracán que vive de pasiones. No soy una estatua en una urna de cristal…”. Esta es una de las frases más significativas de la canción. Se rompen cadenas y una formal compostura, se va a la búsqueda de la libertad, al encuentro con uno mismo y a la de una nueva felicidad.

  • 1000 Kilómetros“: Canción lenta, nostálgica, de esas para escuchar despacio y saborear párrafos cargados de preciosas metáforas y recursos literarios: “Se escapó el amor por las rendijas del tejado. Se quebró como en un adiós del espejo del salón. Dorado. Caducó sin más y hemos perdido ya el resguardo…”. Nos habla de un amor que se desgasta, se palpa esa tristeza, ese dolor, esa pena y el agotamiento que dice que ya no debe imponerse nada. “Me da pena alejarme de ti. No forcemos más nada, ya no… Yo que puse el corazón a 0, hoy me veo deshaciendo 1000 kilómetros de amor contigo…”. Se luchó por un nuevo intento de empezar de cero pero la velocidad conjunta fue a velocidades distintas.Pero esta canción, pese a ese aire que al principio todo indica a un definitivo adiós, nos hace pensar ya que más tarde descubrimos que aquí no se ha muerto el amor, al contrario, ambos están sufriendo por un contexto que nada tiene que ver con el amor inmensurable que ambos siguen sintiendo dentro. “Y aquí me ves mirándote de nuevo. “Y aquí tú y yo, muriéndonos por dentro…”. Amor mutuo, y es ese propio amor lo que siempre les lleva a unirse aunque pretendan poner barreras.

    Al finalizar, se queda ese mensaje con el sincero te quiero… dejando puertas abiertas… y ¿quién puede resistirse y no salir corriendo a por alguien a quién ama si lanza al viento ese “te quiero”? aunque se quede en el aire nosotros aquí vemos un bonito final. No sé vosotros…

  • 20 vidas“: “Si me asaltan tus ojos con la mirada de siempre. Sabe a poco ese latido… Si me atrapa el instante desnudando un “te quiero”. Al final me sobrará el vestido. Hoy regálame una eternidad y escápate, vayámonos que los sueños nunca esperan…”. Un claro mensaje: Cuando hay amor de verdad, las heridas que hayan podido producirse se van secando solas y se retoman los sueños que dos enamorados construyeron desde los cimientos a los tejados para alcanzar ese regalo envuelto en eternidad.
  • Ángel“: Es de esas canciones que pueden partirte el alma por la mitad, que pueden dar un soplo de anhelo o que se pueden tomar con cierta frivolidad (claro está, dependiendo del receptor que descifre el mensaje) también veo que dentro de tanta emoción esta canción también tiene su punto de controversia. La letra no puede ser más profunda donde refleja la realidad en muchísimos ámbitos de nuestra sociedad.La cantante ha comentado que Ángel de algún modo va dirigido a esas personas especiales, más concretamente ha hablado del autismo. En un momento de la canción se nombra a la locura dejando que cada uno interprete esa locura como crea conveniente. Nos recordó a las personas ingresadas en psiquiátricos o a personas con algún problema realmente duro como pueden ser las depresiones, esa enfermedad convertida en la epidemia del siglo XXI.  

    Sea como sea, lo que dice esta letra no deja a nadie indiferente: “Ángel pinta lunas de metal. Deshoja flores de papel. ¿Quién sabe lo que hay en su cabeza?. Se quedó sentado más allá de su confusa realidad enamorado de la nada…”. Personas que viven en un universo paralelo, ni mejor, ni peor, simplemente en el suyo o en el que le ha tocado. “Anda y sígueme que la huella de la soledad se fue… Aunque no es tan común como creemos, en la mayoría de los casos y por fortuna, siempre hay alguien dispuesto a tender una mano para sacar a estas personas de su infierno personal. “Ángel duerme solo en el sofá y yo le cuido porque sé, que esconde un alma de grandeza. A veces la gente no sabe. A veces la gente no entiende. Te juzgan por ser diferente…

    Las personas distintas, las personas diferentes (entendiendo esta diferencia como una VERDADERA diferencia) ya que todos y cada uno de nosotros somos únicos e irrepetibles y por lo tanto, diferentes. Pero debemos saber discernir una cosa y otra ya que lo que yo entiendo, más concretamente en este párrafo, es que todavía existen muchos estigmas en nuestra sociedad que hacen que se cree una exclusión social y con ella: burlas, acoso y por supuesto, como dice la letra, prejuicios, un mal mayor en nuestros días, prejuzgar lo que no conocemos y solo lo que vemos.

    Pero dentro del drama que la mitad de esta letra pueda llevar, nos quedamos con las personas que saben ver más allá y descubrir esas incomprendidasalmas de grandeza.

  • Gris” (dueto con Prince Royce): En “Gris” se nos vuelve a “engañar” puesto que al principio, dejándonos llevar por los sonidos frescos, melódicos y pegadizos se esconde una letra de desamor que bien podríamos traducirla a aquello que cantaba la más grande: “se nos rompió el amor de tanto usarlo”“Y yo aquí parada en esta espera. Quizá perdí la cuenta. Y es gris, por ti, de gris. Dibujo mi ilusión en un trazo. Y yo, y yo aquí pintando de gris un cuadro…”Y cuando ya pensábamos que la melodía seguiría por la misma carretera, Royce e India nos dan vueltas a una confusa e inesperada rotonda pisando el acelerador… ¿pensabais que todo iba a ser palabritas de amor/desamor? Pues giro de ritmo y letra y… ”

    Tengo una sorpresa abierta de cartón. Una duda nueva dentro del baúl. Tengo una historia, un perro que se llama “Baloo”. Tengo una cerveza a medias sin alcohol, una fantasía que esta vez va a ser que no… Cabe destacar que tanto en esta, como en otras canciones de Te cuento un secretoIndia Martínez ha buscado nuevos registros vocales y ha utilizado el conocido falsete.

  • Pasado imperfecto: En este tema, como instrumento a resaltar son las trompetas casi durante toda la canción. Una vez más existen dos personas que se aman pero en pasado imperfecto existe un miedo, un miedo quizá a cometer los mismos errores pasados, a vivir en un juego, en una indecisión. “Dejémonos de tanta tontería… Centrémonos en el presente, pongamos el kilómetro a 0 (se puede unir a la canción 1000 kilómetros). Aquí hay alguien que quiere seguir, que quiere luchar por ese amor y otro alguien que pese a sentir tanto o más que la otra persona se niega a sí mismo sus sentimientos e intenta encubrirlos, a veces por cansancio, a veces por orgullo o a veces por poner a prueba.

    Me dirás llorando por dentro que ya no sientes nada…“. Esta frase nos recuerda a una preciosa rima de Gustavo Adolfo Bécquer que decía así: “Alguna vez la encuentro por el mundo y pasa junto a mí; Y pasa sonriéndose y yo digo: ¿Cómo puede reír?. Luego asoma a mi labio otra sonrisa, máscara del dolor, y entonces pienso: ¿Acaso ella se ríe, como me río yo?. 

    Resumiendo: A veces detrás de esos fríos pero falsos “ya no siento nada” se esconden muchos “me muero por estar contigo porque te sigo amando pese a nuestro imperfecto pasado”

  • Te cuento un secreto“: Es una preciosa balada que también deja rasgos de la actual sociedad. Solo hay que mirar a nuestro alrededor: individualismo, hipocresía, egotismo, interés… A veces, incluso debemos echar una partida al “quién es quién” y descubrir al “impostor” o “impostores” e ir seleccionando quién queremos que nos acompañe de forma sincera en nuestro camino. “De noche duerme el alma, se limpian las aceras. La gente a medio vivir cruzando miradas ciegas. Es tan difícil creer que exista un universo fuera… Solo quiero saber si hay salida después de este miedo. Si alguien tiene las llaves del alma que pase primero…” Inevitablemente, hay momentos que con todo lo que nos rodea, no nos sentimos escuchados, sentimos miedo o soledad aún estando “acompañados”. Aquí se busca la compañía de alguien leal, fiel y honesto. En esta canción se propone una especie de intercambio verdadero, se invita la entrada al sentir: “Regálame un laíto en el sillón que yo te pintaré la vida de color. Si te quedas te cuento un secreto…

    Viene a la mente también en este “trueque” sentimental algunas frases del disco “Dual” como “sino te vas te hago un sitio en este corazón hambriento…

  • Equilibrista: Comienza con unos sonidos bastante peculiares. A veces nuestros sentimientos se tornan confusos o pensamos que la persona amada no nos corresponde como debería y nuestra mente tiende a hacer inferencias que solo nos dañan a nosotros mismos pero… ¡qué bello y qué sensación de relajación proporcionan palabras como estas para disipar nuestras dudas!: Aunque te diga la luna que no es un amor sincero quiero que sepas que solo al pensarte suspiro y mueroHoy quiero encontrarte de una vez… En esta canción se habla de un amor absolutamente puro y transparente, también he encontrado ciertos paralelismos con La vida pasajera del disco Camino de la buena suerte”: “Si ves que me pierdo soñando no importa no sufras, que no va contigo. Me quema, me quema, tu ausencia me quema. Arañándome el corazón… Y volver a caminar sobre tu piel. Y volver a descoser el corazón, y de nuevo enamorarme de ti, hasta el cuello. Y volver a despertarme con tu voz. Inventemos un palacio en el salón y robarle la batalla a nuestro amor… Cuando existe un amor mutuo y sin medida no hay batalla que pueda con él.
  • En El Jardín“: Poco se puede decir de esta canción y mejor no decir nada para quien no haya escuchado el disco, puesto que me parece una increíble sorpresa que pone al propio álbum, a la piel y al alma del revés. Solo diremos que me gusta pensar que hay un guiño a todos nuestros hermanos españoles que ahora son emigrantes…
  • Me Queda Tu Sombra“: Es sin lugar a dudas la canción preferida de muchos, esa que te toca de lleno, que a veces tienes fuerzas para escuchar y otras no puedes escucharla, la que huele a México, la que recuerda al cover que se hizo para la película “Kill Bill tituladoMalagueña salerosa o que tiene aroma de la inigualable Chavela Vargas abriendo los brazos con su eterno poncho y cantándole al oscuro dolor mirando a la luna, también me sabe a Juan Gabriel alzando su copa, derramando el vino y sollozando: “Yo me voy a emborrachar. Al no saber de mí, que sepan que hoy tomé y que hoy me emborraché, por ti…”. Es de esas canciones para escucharla a todo volumen en soledad o mientras te acompañan para llorar los amigos de toda la vida junto a una buena botella de tequila. Pero aquí, servidores somos abstemios, y mejor dejemos de lado eso de las llantinas, así que brindaremos todos los que han hecho posible el merecido número 1 con esa media cerveza sin alcohol que nos guarda India dentro de su tema gris. ¿Nos dará para todos? Esperemos que sí.

                   Reseña realizada por  Soco Cordente

Deja un comentario