“Los Inadaptados”, adelanto del nuevo disco de Santiago Auserón

0
266

santiago-auseron

“Los Inadaptados”, adelanto del nuevo disco de Santiago Auserón

Juan Perro (Santiago Auserón) regresa con un nuevo disco que verá la luz el próximo 2 de diciembre. El que fuera líder de Radiofutura vuelve al panorama musical con un trabajo íntimo, grabado con el único acompañamiento de su guitarra. Un álbum acústico en el que los arreglos musicales se vertebran desenchufados, delicados, minimalistas.

Los inadaptados“, la canción que abre el disco, fue compuesta hace un par de años, tras ver Auserón por cuarta o quinta vez la película “The Misfits” (en español “Vidas Rebeldes”), rodada en 1960 bajo la dirección de John Huston, y protagonizada por Marilyn Monroe, Clark Gable, Montgomery Clift, Thelma Ritter y Eli Wallach, con guión del dramaturgo Arthur Miller, por aquel entonces todavía marido de Marilyn.

Al final de esta película, que otras veces me había parecido insegura, quedé esta vez tocado, pensando que el paso del tiempo cambia el significado de las obras de arte. Apenas consciente de estar cogiendo los últimos destellos de un fuego que ardió en el siglo XX, comencé a rasguear la guitarra y se fueron juntando, como en un campo magnético, los acordes de esta canción“, explica Auserón.

La crisis en la pareja, ya muy evidente, era uno más de los conflictos que la película cuenta o refleja indirectamente. Dicen las crónicas que Miller se proponía retratar las ambigüedades del carácter de su esposa e incluso vengarse de sus infidelidades, pero no lo hizo patente sino a través de improvisados ajustes en el guión, que obligaban a Marilyn a estudiar su papel cada mañana, poniendo a prueba sus capacidades como actriz y estabilidad nerviosa.

Huston, entretanto, se jugaba a la ruleta cada noche una parte del presupuesto. Luego llamaba a los productores reclamando más dinero y culpando a Marilyn de los retrasos en el rodaje. La galantería no hubiera predominado en aquel equipo de “todo-abstemios” de no ser por “Monty“, amigo de Marilyn, ocupado en hacer frente a sus diversas adicciones y, sobre todo, por Clark Gable, que acogía a la muchacha bajo su alón, ante los gritos de Huston, cuando ella volvía a sumarse al equipo seis u ocho horas tarde.

Mientras Miller intentaba poner el acento en el aspecto psicológico del drama. Huston se proponía retratar la decadencia de los buenos tiempos, en los que primaba el valor de los hombres frente a la naturaleza. La caza de caballos salvajes en las montañas de Nevada se había convertido en un negocio de carne para perros. Fiel a su estampa de virilidad, ante los agraciados ojos llorosos de la rubia, Gable renunció al especialista en las escenas más violentas de la captura de un potro. Su corazón falló tan solo unas semanas más tarde, apenas terminado el rodaje. Marilyn tampoco duraría mucho.

Deja un comentario