“Detalles que guardé”, el álbum más sentimental de Lya

0
875

lya

“Detalles que guardé”, el álbum más sentimental de Lya

La música inunda su alma, y el brillo de sus ojos delata su amor incondicional: Vivir por y para la música. Amalia Barbero, conocida artísticamente como Lya, sigue impulsando su exitosa carrera con la presentación de su cuarto disco, “Detalles Que Guardé“. Nueve temas compuestos por ella misma junto a Antonio Puerma (Toto) que descubren la fórmula del flamenco-pop en su versión más suave y sentimental, adornado por melismas de plenitud y entregado con un intimismo sin reproches y de cuidada factura industrial.

Su interés por la música le viene desde la infancia, heredera del linaje de su abuelo, quien la inició en los diversos palos del flamenco y de la copla. Desde entonces, ha estado ligada a este arte, aunque aportándole sus propios matices y haciendo que cada canción guarde su sello de identidad. El sello de una artista que ha sabido encontrar el camino de unión entre sus raíces más puras y la música moderna, con letras cuidadas y vivencias e historias llenas de sentimiento en las que se ve reflejada la propia Lya.

Fiel a su generación del mestizaje la artista cordobesa mezcla con solvencia los sonidos del sur andaluz y del flamenco por un lado, y del pop, el funky y la música latina, por el otro. De su talento saben bien el bailarín Joaquín Cortés, al que acompañó como cantaora en sus espectáculos o Pastora Soler, con la que compartió gira. Aunque su momento de suerte llegó durante la grabación del programa “La Batalla de los Coros“, de Cuatro, en el que probó con éxito en Valencia de Alcántara. Una grabación del rodaje del programa llegó hasta Alejandro Sanz, que no dudó en llamarla para proponerle grabar su primer disco. Desde ese momento, Lya se convirtió en luz musical para el madrileño.

La cantante continúa ahora la línea trazada en su anterior trabajo “Así lo siento“, en el que vuelve a demostrar que es una gran orfebre del flamenco-pop. “Detalles Que Guardé” es un disco con canciones frescas y directas, con mucha personalidad y un toque más mediterráneo en la producción. Lya apuesta de nuevo por la autogestión, en un álbum dirigido y producido por Tony Romero. El resultado es óptimo. Es de destacar “Lágrimas de guerra y sal”, a piano y voz. Un tema dedicado a la situación que se vive con los refugiados y la inmigración, cuyos derechos irán íntegramente destinados a la ayuda en los campos de refugiados. También destaca “El Poeta de la Luz”, uno de los cortes más significativos, homenaje a la trayectoria del poeta-guitarrista trianero Manuel Molina y que cuenta con la colaboración de su hija Alba Molina y amigos del artista como Andreas Lutz, Jorge Pardo o Lin Cortés.

La calidad artística de este nuevo proyecto llega al público, además, contrastada por colaboraciones especiales como las de Rycardo Moreno, guitarrista lebrijano, que pone su sello en “Solo pienso en ti” o las de María Toledo en la rumba “Amor de Rosa” y de José Soto y Diego del Morao en “Poder Desnudar”, bulería a la que han dado un aire muy especial.

Deja un comentario