Joaquín Palacios, un compositor expansivo y sin prejuicios

0
913

palacios

Joaquín Palacios, un compositor expansivo y sin prejuicios

Joaquín Palacios es un artista melancólico y nostálgico, aunque no por ello triste. Filosófico tal vez, de los que hacen reflexionar. Se describe así mismo como un cartero. Aprovechando sus rutas, deja copias de sus CD en algunos coches porque le gusta imaginar hasta dónde puede llegar su música. Una iniciativa que define su trabajo dentro de un género musical que se resiste a ser encorsetado en la noción de cantautor al uso. Bordea más, quizás, el estereotipo de un investigador. Explorador de la belleza, de la verdad. Un poeta empedernido que saca sus vivencias personales del fondo de un oscuro pozo para que todos puedan escucharlas en la superficie y entenderlas.

Nace en Sevilla, un 11 de Septiembre de 1975, y comienza en la música a la temprana edad de 14 años. Una época que recuerda con especial cariño, pues para poder comprar su primera guitarra tuvo que estar dos años trabajando en una terraza de verano. Fruto de todo el esfuerzo y la constancia que atesora, empieza a componer sus primeras canciones en solitario, de forma autodidacta, ausentándose 4 años de su tierra natal y afincándose en Madrid, con el fin de trabajar y recaudar fondos para poder grabar su primer disco.

Allí, en la capital, aprovecha para manifestarse y saca a relucir su faceta más luminosa. Sus letras empiezan a mostrar a un compositor expansivo y sin prejuicios. Escuchar sus canciones es como abrir un mapa, en este caso de emociones autobiográficas edulcoradas con bases rítmicas muy candentes. Una ruta llena de matices para navegar por historias cotidianas presentes en todas la casas, en todas las familias. Así, poco a poco, el músico sevillano se va presentando al exterior como un artista ecléctico que fusiona tres mundos: el clásico, el pop y la música de autor, tres géneros que bañan los versos con los que nos sumerge en los episodios más sensibles de su vida personal.

A la hora de componer, Joaquín Palacios se ha tomado en serio el propósito de conmover y, cavando hasta un estrato más íntimo, ha conseguido editar dos álbumes donde parece desvestirse como nunca. El primero fue “Sentirse azul” grabado en 2004. Trece canciones que nacen del aprendizaje, de las emociones, de la amistad, del amor… Que solo buscan a gente curiosa y con ganas de emocionarse, que ven la música como parte del aire que respira. El segundo ha sido “iMaquetando” publicado en septiembre de 2013. La razón por la que ha habido casi nueve años entre un disco y otro sin grabar nada, es porque durante ese tiempo solo se dedicó a tocar en directo y no tenía muchos medios a su alcance para grabar un álbum como el quería, y para hacer las cosas mal, mejor esperar.

La espera ha merecido la pena. “iMaquetando” es un disco maduro, que habla de eso que todos tenemos: relaciones familiares llenas de afectos, problemas, alegrías, dolores. Y lo hace con una transparencia y naturalidad poco común. Constituye su trabajo más personal hasta la fecha, y en él, se desnuda emocionalmente hasta el punto de sentirse “vulnerable”. Once canciones a guitarra, piano y voz que definen como es el artista sevillano, lo que siente… Intimo, sencillo e intensamente poético. Y es un disco que nos hace recordar por qué sigue valiendo la pena comprar discos o libros, poniendo de relieve la experiencia que nos estamos empezando a perder al adentrarnos en la era digital.

Ahora, acaba de salir un DVD con los cuatro videoclips que ha grabado en el Teatro Municipal Pedro Pérez Fernández (Sevilla) y está estrenando una obra de teatro en la cual ha puesto la banda sonora. La obra se llama “Bienvenido a mi vida“.

Deja un comentario