“Mariposas”, el último y esperado trabajo de Lichis

0
277

Lichis-4

“Mariposas”, el último y esperado trabajo de Lichis

Si hay algo que pone de manifiesto el talento compositivo de Lichis es la elegancia innata con la que sin aparente dificultad, es capaz de fabricar melodías elegantes, de arreglos cuidados y detalles exquisitos. Todo marca de la casa. Con esa profundidad de belleza incólume que aporta su voz rota, sus ritmos bailongos y pegadizos y sus letras llenas de lenguaje atrevido políticamente incorrecto.

En su último y esperado trabajo, “Mariposas“, el responsable, poeta y voz de La Cabra Mecánica, ha vuelto a cumplir con creces las expectativas creadas, dando forma a un disco valiente, inquietante y nada convencional. El resultado es un descarnado e íntimo análisis introspectivo en el que este excepcional artista abre su alma y narra parte de su universo desde una perspectiva madura y calmada, haciéndonos participes de sus alegrías, decepciones, sorpresas, tristezas y esperanzas.

Mariposas” mantiene el camino comenzado por Lichis con “Modo avión“, su debut en solitario producido por Joe Blaney (Keith Richard, Tom Waits, Ramones). Se trata de un canto a la fragilidad y a la volatilidad de la vida, al cambio constante y continuo y a las emociones encontradas que ello conlleva. Pero “Mariposas” cuenta con letras íntimas e intensas que generan al escucharlas un rock maduro y profundo que encoge nuestro corazón, lo transforma y lo llena de magia y amor.

El disco es además una nueva forma de presentar canciones, ya que el trabajo se divide en dos partes. En esta primera, serán cinco los temas incluidos, esperando implementar lel resto para finales de año. En estos tiempos de consumo rápido y compulsivo, Lichis quiere volver así a retomar la forma de trabajo de los pioneros, de los orígenes del rock, de los momentos en los que una sola canción era suficiente para que un pequeño vinilo no dejara de sonar y encender corazones.

Los cinco temas han sido grabados con mimo y cariño en los estudios de Felicidad Producciones, y cuidados con esmero por un artesano del sonido como Álex Olmedo, a quien deben en parte esa sensación de fragilidad y volatilidad. Ese trabajo de orfebrería ha llevado a Lichis a crear una obra íntima y emocionante, con canciones irrepetibles y una paleta sonora que nos envuelve y nos transporta al interior de un mundo lleno de matices y claroscuros.

Deja un comentario