Los 4 Señores, el renacer del rock visceral de la vieja escuela

0
710

4 señores

Los 4 Señores, el renacer del rock visceral de la vieja escuela

Si metemos en una coctelera la esencia de los míticos grupos de los ochenta Killwatts, Wom! A2Kamenbert y Brighton 64, añadimos una dosis de sonido descarnado, directo y bailable, que mezcla canciones propias con adaptaciones de clásicos del rock, y finalmente aderezamos con una base rítmica contundente, de esas que obligan a mover los pies, nos encontramos con la explosiva mezcla musical que proponen 4 Señores, una banda de Barcelona que bucea en lo más hondo del rhythm & blues, el garaje o los años 60.

Debutan con un álbum homónimo, que incluye 11 temas que son claro reflejo de estos años de aventura, en los que incluyen dos temas propios “Susi” y “Turno de noche” y versiones que han conseguido llevar a su terreno de temas de Willie Dixon, Leiber & Stoller, Solomon Burke, Preston Red Foster, Chris Speeding, Bobby Womack, Rufus Thomas, Isaac Hayes o Delmar Allen Hawkings. Sin embargo, Los 4 Señores se presentan como una banda nueva, alejada de los repertorios de esas formaciones. No reniegan del pasado, pero lejos de caer en la nostalgia, se consideran un grupo de ahora para el público de ahora y defienden su música como propia del siglo XXI.

En el cuarteto barcelonés la descarga de energía y la pasión mandan. Su sonido es característico, un punk que desprende actitud y energía, guitarras casi salvajes y temas cantados con la rabia de los perdedores y la euforia de quienes nada conservan para mañana. En total, once cortes acelerados y frenéticos, sin respiro, con ritmos intensos atravesados por golpes sónicos que van directos al cerebro. Los 4 Señores respetan los criterios musicales pero sobre todos los que ellos mismos se ponen para hacer música extravagante, veraz y que sale de las entrañas.

La banda ha conseguido fusionar todas las etapas musicales por las cuales han pasado, dejando claro que cuentan con el espíritu potente de un rock que sabe a grunge, vintage, guitarras furiosas, atmósferas alucinantes y melancólicas melodías que nos hablan de las etapas complicadas de cada ser humano. Un trabajo, en definitiva, que merece ser escuchado por todos los amantes del rock de la vieja escuela. 100% visceral.

Deja un comentario