La elegante propuesta musical de La Banda del Carbón

0
569

la banda del carbon

La elegante propuesta musical de La Banda del Carbón

La Banda del Carbón aterriza con fuerza en un ecosistema musical que no para de crecer. Con su carta de presentación, de título homónimo, los de Pamplona demuestran que saben canalizar su inquietud musical hacia un conjunto de canciones hipnóticas, magnéticas, y atractivas. De hecho, su propuesta podría ser tranquilamente el resultado de un proceso obsesivo de creación, buscando durante horas la combinación sonora perfecta o tomando prestado ese instante de genialidad que sólo ellos mismos pueden alcanzar.

A primera escucha, lo más llamativo de este trabajo es la capacidad que tienen para mantener las canciones siempre en un punto álgido de instrumentación. Desde la primera nota de “Nunca fuimos ángeles“, la banda da muestras de su versatilidad, culminando cuatro composiciones llenas de frescura, imaginación y un optimismo musical que rompe con el tópico de EP lineal, ordenado y pautado. El resultado es una colección de canciones inusuales, contagiosas y sorprendentes, con una lírica cuidada al milímetro marca de la casa de Xabi Jareño, que seguro llegará al corazón de su público.

El diseño artístico refleja la esencia del grupo: sonidos vitalista y gran capacidad para asimilar las tendencias contemporáneas. Es una mirada hacia atrás pero sin nostalgia. Y es que, a pesar de que las canciones tienen un sonido sencillo e introspectivo, La Banda del Carbón juega con las texturas y los ambientes a la perfección, enriqueciendo un pop esencialmente inspirador, ingenioso y elegante. Como contrapunto los adornos orquestales, muy estudiados, que caen sobre las canciones con una imaginación desbordante y casi sublime, muy palpables en cortes como “La penitencia“.

Sin aspavientos innecesarios ni elevar demasiado el sonido de las guitarras, el EP fluye con una sección rítmica y unas melodías efectivas que se retroalimentan a sí mismas y conducen al oyente por un bucle circular del que es difícil escapar. A destacar canciones como la balada a piano “Todo ha cambiado” o “Donde estarás“, que se acercan a la idea conceptual del pop más clásico. Eso sí, forjadas con una paleta sonora que lleva un estilo repleto de personalidad, serenidad y talento. Imposible no rendirse a ellas.

Deja un comentario