Las maneras de comunicarnos no cambian el mensaje

0
144

drexler

Las maneras de comunicarnos no cambian el mensaje

Jorge Drexler vuelve a poner de manifiesto que posee la ecuación de la sencillez. En todo lo que hace, está la máxima de la poesía: lo que no embellece, mata. El compositor y cantautor uruguayo teje sus canciones como un viejo artesano, acostumbrado siempre a emocionar, a trabajar desde la emoción, desde los sentimientos y las ideas. Tan bella puede ser una composición con medios electrónicos como una interpretación al violonchelo de una pieza de Bach. Porque la utilización de la tecnología es inherente a la especie humana. De ahí que Drexler jamás se ponga condiciones a la hora de componer.

Músico inquieto, letrista minucioso y poseedor de una manera de cantar casi susurrada, el artista sigue cautivando al público en cada trabajo. Empezó su carrera a principios de los noventa pero no consiguió el éxito hasta su séptimo álbum, “Eco” (2004) y su canción “Al Otro Lado del Río“, la cual ganó un Óscar y fue interpretada durante los créditos finales de la película “Diarios de Motocicleta“. Desde que llegó a Madrid, ha publicado doce discos, ha girado a ambos lados del Atlántico y se ha convertido en un referente en la industria musical, pero al único que rinde cuentas es a su espíritu exigente.

Ahora, muestra el primer adelanto de su nuevo álbum “Salvavidas de hielo“, cuya fecha de lanzamiento está prevista para el 22 de septiembre. “Telefonía“, como se llama el single, es toda una declaración de intenciones sobre la manera de comunicarnos: “Cambia la forma pero no el mensaje“, explica. Una declaración de intenciones también respecto al disco, grabado íntegramente con la guitarra y sus materiales: las cuerdas, la caja de madera, la piel de un banjo, el metal de un dobro… Múltiples elementos que proceden del mismo instrumento y que en conjunto, construyen un sonido cálido, rítmico y atractivo, sumando al mensaje esa autenticidad que siempre le ha acompañado.

Telefonía incide en la importancia de las telecomunicaciones, pero visto desde un contexto y una óptica histórica. Y es que Drexler desarrolla la idea de que desde el origen de los tiempos existen un emisor, un receptor y, un medio a través del cual se emite el mensaje, que ha experimentado una gran evolución tecnológica pasando de la piedra al papiro, del teléfono a la radio, a la televisión, a Internet, a las redes sociales… pero lo que nunca ha cambiado es su mensaje. Y ese mensaje es el amor. Y su motor el corazón, aquel que puede llegar de muchas formas y maneras, pero que siempre llega.

El diseño del disco lo ha confeccionado la artista valenciana Nuria Riaza, incluyendo también su arte en el videoclip que acompaña a la canción.

Deja un comentario