Muere la cantante Barbara Weldens electrocutada en un concierto

0
855

Muere la cantante Barbara Weldens electrocutada en un concierto

La cantante francesa Barbara Weldens, de 35 años, ha muerto electrocutada en pleno concierto. Barbara, que participaba en el festival Léo Ferré (al suroeste de Francia), se desplomó cerca de la medianoche tras sufrir un paro cardíaco mientras se encontraba en medio de una actuación. En ese momento, toda la zona de Notre-Dame des Cordeliers, donde se ubicaba el festival, se encontraba bajo una fuerte tormenta eléctrica.

Los equipos de asistencia intentaron reanimarla sin éxito. Aunque todo apunta a que la causa del fallecimiento habría sido motivada por la descarga eléctrica generada por un rayo, las autoridades han abierto una investigación para dilucidar las causas exactas y ver si ha podido haber algún fallo técnico que hubiera facilitado la tragedia.

Barbara Weldens era una joven promesa de la música y la poesía. Creció en el circo, donde se formó en malabares, acrobacias y trapecio. Aprendió conceptos básicos de piano en su adolescencia. En secreto, comenzó a escribir y cantar. Su sueño artístico se hizo realidad al ser contratada para dirigir el Teatro de Fouzilhon (Hérault), a finales de 2011. En esa atmósfera de creatividad multidisciplinar (teatro, escritura, canto), compuso su primer álbum de estudio, “Le Grand H de l’homme“, editado el pasado mes de febrero con la colaboración de Marion Diaques y Barbara Hammadi. Weldens ganó en 2016 el primer premio del Festival de Jóvenes Talentos Jacques Brel. También obtuvo otros galardones como el premio revelación de la academia Charles Cros.

La artista no ha sido la primera en sufrir este tipo de accidentes. Keith Richards estuvo a punto de morir durante una gira estadounidense en 1965. En un momento del concierto, se escuchó un ruido seco parecido a un disparo y todos vieron al guitarrista de The Rolling Stones salir disparado hacia atrás, cayendo de espaldas sobre el escenario, inconsciente. Aunque en un principio se pensó que había sido un atentado, no tardaron en descubrir que se había electrocutado por un cable, aunque en su caso le aplicaron primeros auxilios y pudieron salvarle la vida.

Menos suerte tuvieron otros. En 1972, Leslie Harvey, guitarrista de la banda de blues Stone the Crows murió electrocutado en plena actuación. Durante el concierto estaba lloviendo con tanta intensidad que el escenario se llenó de charcos. Por culpa de un micrófono que no tenía una correcta toma de tierra se creó una corriente eléctrica a través de la guitarra que le produjo un paro cardíaco. Adrián Rodriguez, bajista de Raras Bestias corrió la misma suerte durante un concierto en Argentina. El músico intentó arreglar el micrófono de uno de los cantantes y al tocar el cable recibió una descarga. También, Leónidas Atilio, cantante de la banda León Rústico murió en 2015 electrocutado durante un recital en Ituzaingó Sur, Argentina.

Aunque quizás los casos más sonados de la historia del rock fueron los de Keith Relf y John Rostill. Aunque durante un tiempo se intentó ocultar la causa de su fallecimiento diciendo que había muerto electrocutado en una bañera, lo cierto es que Relf, el que fuera vocalista y líder de la banda británica The Yarbirds murió mientras estaba ensayando en el sótano de su casa, con la guitarra colgando, cuando también sufrió un choque eléctrico por culpa de una mala toma eléctrica de tierra. Exactamente lo mismo le sucedió a Rostill, bajista de los legendarios The Shadows.

Deja un comentario