Salvador Sobral ingresado en estado crítico en Lisboa

0
191

salvador-sobral

Salvador Sobral ingresado en estado crítico en Lisboa

Salvador Sobral, el último ganador del Festival de Eurovisión, ha sido ingresado en el Hospital de Santa Cruz en Carnaxide (Lisboa) a la espera de un corazón compatible con su cuerpo que le pueda salvar la vida. El cantante se encuentra vigilado por el personal sanitario y según el informe médico “está estable y fuera de peligro”, aunque permanece conectado a una máquina que hace las funciones de los órganos. Este año Salvador ha tenido que pasar ya dos veces por el quirófano para tratarse dos hernias, una de ellas en el ombligo y otra en los intestinos.

Aunque nunca lo ha confirmado él públicamente, las noticias sobre su mal estado de salud han sido constantes. El cantante portugués lleva injertado un desfibrilador para regular el funcionamiento de su corazón y necesita una vida descansada. En enero los médicos le diagnosticaron no más de un año de vida debido a la insuficiencia cardiaca que padece. Unos problemas que se han acelerado tras el aumento de actividad física a partir de su triunfo en el certamen. Y es que, desde mayo, el cantante ha realizado una veintena de conciertos, más que en toda su breve vida profesional.

La evidente fragilidad de su salud ya quedó reflejada en Eurovisión. Allí, las pruebas de voz las realizó su hermana Luísa, autora de la canción con la que resultó ganador “Amar pelos dois (Amar por los dos). Salvador solo llegó a Kiev la víspera de la final. El melancólico tema que interpretó, a ritmo de jazz, conquistó tanto al público como al jurado para convertir a Portugal por primera vez en ganadora del Festival, aún con un tema y un ritmo muy alejado de lo que acostumbra a ser históricamente la canción triunfadora.

Este verano Sobral ha tenido que suspender tres actuaciones, los días 31 de agosto, 1 y 2 de septiembre. Su último concierto tuvo lugar en los Jardines del Casino de Estoril, el 8 de Agosto. Una actuación muy emotiva en la que el público exhibió globos en forma de corazones, en alusión a su dolencia cardíaca y a la inminente necesidad del trasplante. Tras el concierto, el músico portugés fue ingresado de urgencia para recibir los análisis preparativos de lo que parecía un inmediato trasplante. Pero apenas unos días más tarde regresaba a casa. Ahora ha vuelto al centro médico para ser monitorizado las 24 horas del día mientras se ultima la llegada del corazón.

Deja un comentario