David Bisbal se une a la lucha contra el cáncer infantil

0
198

bisbal

David Bisbal se une a la lucha contra el cáncer infantil

Un nuevo “Baby Pelón” llega a la colección de la mano de David Bisbal. El artista almeriense ha diseñado su personal pañuelo solidario lleno de peces de colores, pulpos y estrellas de mar. Al igual que el resto de muñecos, los beneficios de sus ventas irán destinados a Juegaterapia, una fundación que ayuda a los niños enfermos de cáncer a través del juego. El dinero recaudado servirá para seguir construyendo Jardines en las azoteas de los hospitales y Estaciones Lunares en espacios de aislamiento.

Los “Baby Pelones” son unos muñecos pequeños que llenan de cariño el corazón de quien los compra y le dejan para siempre en las manos un delicioso olor a vainilla. Además son 100% solidarios. Se empezaron a vender en 2014 para sensibilizar a la población contra el cáncer infantil. En estos tres años se han vendido, solo en España, más de 600.000 ejemplares, convirtiéndose en todo un símbolo contra la enfermedad. Sin ir más lejos, en 2016 fue el producto más vendido dentro de su categoría, llegando a facturar un total de dos millones de euros. El muñeco cuesta 11,95 euros y todos los beneficios son para la fundación: ni las empresas que lo venden, ni Arias, el fabricante que los hace a precio de coste, obtienen beneficios.

En total existen 13 modelos distintos. Bisbal ha apadrinado su muñeco junto a Nayara Dominguez, una niña que forma parte de la familia terapéutica desde hace mucho tiempo. Estos juguetes representan a pequeños como ella que han sufrido los efectos de la quimioterapia. Su objetivo es relativizar uno de los mayores y más visibles signos de la enfermedad, la pérdida de pelo. Los muñecos están calvos y llevan la cabeza cubierta por diferentes pañuelos que han diseñado de forma desinteresada grandes amigos de la fundación, como Alejandro  Sanz, Shakira, Elsa Pataky o Ricky Martín, además de los diseños de dos niños que han sufrido la enfermedad: Jorge y María.

El “Baby Pelón” del almeriense recuerda a sus raíces y a su pasión por el mar: “El mar es alegría, es familia, es vida y las figuras marinas que van en los pañuelos les van a ayudar a estar un poco más cerca de todo eso. Les va a proteger, porque el mar es también medicina y cura las heridas“, explica Bisbal. El cantante ha confesado que apenas podría explicar con palabras la experiencia, porque “estos pequeños son capaces de enseñarte mucho más a ti de lo que tú puedes enseñarles a ellos“. “Cualquier causa que consiga arrancarles una sonrisa, que por un momento se olviden de la enfermedad y sean lo que nunca deberían dejar de ser, niños felices con la única preocupación de jugar, cantar, bailar… es también mi causa”, completa.

Juegaterapia nació en la primavera de 2010. Mónica Esteban, su fundadora, le dio una Play Station a un niño que estaba recibiendo tratamiento de quimioterapia en el hospital e inmediatamente pudo ver cómo el pequeño se animaba y afrontaba su enfermedad con una sonrisa. Desde entonces, la fundación ha podido comprobar diariamente los beneficios que el juego tiene en los niños hospitalizados. Al estar fuera de casa, alejados de los suyos y en un entorno desconocido, la experiencia hospitalaria les intimida. En ese momento, los juegos y la posibilidad de disfrutar de un jardín dentro del hospital se convierten en un medio fundamental para conectarle con el mundo y hacer que se olvide de dónde está, al menos durante el tiempo que dura la partida.

Deja un comentario