Sidonie estrena el remix de El Peor Grupo del Mundo y Siglo XX

0
126

sidonie

Sidonie estrena el remix de “El Peor Grupo del Mundo” y “Siglo XX”

Dos individuos entran en el mismo momento en el cementerio de Montparnasse. El más espigado de los dos entra por el Boulevard Raspail, va ligeramente encorvado, mirando al suelo, silbando la introducción de “Le Sifflet Des Copains de Sheila, pensando en lo inoportuno que es recordar esta ligera y divertida canción en un cementerio. No lo puede evitar, este hombre sufre una enfermedad crónica llamada Pop. Si alguna vez habláis con él, no os enojéis si de golpe se le extravía la mirada y os abandona a media frase. Se trata de su incontinencia mental melódica. Y si os empieza a hablar de la línea de bajo de tal o cual canción, nuestro consejo es que no le alteréis y le sigáis la corriente. Este hombre es Guille Milkyway y no sabe exactamente que está haciendo en este lugar, pero las calles de París le han conducido hasta aquí, o mejor dicho, son las melodías las que le han dirigido hasta aquí, porqué hay una canción por cada calle de París.

Por la entrada del Boulevard Edgard-Quinet se oyen unos pasos. No siguen un patrón rítmico, de hecho se van interrumpiendo bruscamente de vez en cuando. Es un sonido agradable producido por unos finísimos zapatos Repetto pisando la tierra húmeda hasta que ¡Merde! El pie derecho ha tropezado con la tumba de Constantin Brancusi ¡Putain! El izquierdo ha resbalado sobre la tumba de Baudelaire y ¡Joder! Esta vez la palabra malsonante es en castellano porqué se ha dado de bruces contra la lápida de Julio Cortázar. La caprichosa genética de este personaje ha querido que toda su habilidad se concentre en los dedos que usa maravillosamente para tocar los teclados. No se toca el Minimoog con los pies. Su elegancia compensa su torpeza andarina. La elección de los Repetto está calculada: eran los zapatos de Serge Gainsbourg, y Edu Martínez, nuestro dandy navarro, se dirige precisamente al sitio donde está enterrado el fabuloso cantante francés.

El encuentro no tan fortuito se produce entre arces y tilos que huelen a humedad y, extrañamente, también flota un agradable aroma a cigarrillo Gitanes aunque ninguno de los dos fuma y aunque no se vea a ningún fumador cerca. Se reconocen pero nunca han intimado. Guille sabe que Edu es el teclista de Sidonie y Edu sabe que Guille es DJ y el hombre de La Casa Azul. Los primeros titubeos comunicativos dan paso a una charla que con el paso de la tarde se va animando más y más. Empiezan hablando de Gainsbourg, ya que es en esta tumba, la número 39 en el mapa del cementerio, donde se han encontrado y de Gainsbourg pasan a otras estrellas del pop francés de los 60 hasta llegar a la música electrónica de los 90 y los 00, también del país vecino.

Se está haciendo tarde y empieza a hacer frío, la torre de Montparnasse, a su derecha, empieza a ser amenazante con la llegada de la noche y deciden salir y tomarse unos vins rouges en el cercano Litograph Bistrot.  ¿Qué tendrán los franceses para dotar a su pop de esta sexualidad y esta elegancia? – Pregunta Edu – ¿Estará en el aire? ¿en la luz de París? ¿En el Sena? Hay algo erótico en sus producciones musicales que es sumamente excitante – dice Guille mientras mira su copa- Algo que ni los ingleses, ni remotamente los estadounidenses han conseguido jamás. ¡Tengo una idea! – dice Edu – Vamos a intentar captar ese erotismo remezclando dos canciones de Sidonie, una tú y otra yo, para demostrar que esto no es algo exclusivo e intransferible de los franceses.

Unos cuantos vinos más tarde quedaron en que Guille Milkyway remezclaría “El Peor Grupo Del Mundo” y Edu Martínez “Siglo XX“. El resultado demuestra que el “french touch” es algo que se puede dar en cualquier parte si quien lo practica posee un extrema sensibilidad pop, un amplio conocimiento de las mejores producciones musicales y una tendencia a buscar la belleza en el erotismo. Este es precisamente el caso de dos individuos que entraron en el mismo momento en el cementerio de Montparnasse.

Deja un comentario