Madrid responde a la llamada solidaria de Cadena 100

0
325

Madrid responde a la llamada solidaria de Cadena 100

La tradicional “Noche de Cadena 100, que celebró este fin de semana en el Wizink Center de Madrid su catorceava edición, cumplió con las expectativas y se convirtió en la gran fiesta del pop español. Un año más, los mejores cantantes y grupos nacionales ofrecieron lo mejor de su repertorio para regalar una noche mágica llena de diversión, sorpresas y música sin parar. Los espectadores que abarrotaron el emblemático recinto madrileño se volcaron también con la causa y contribuyeron así con Manos Unidas y la asociación SALU, un fin benéfico que pone su foco en Etiopía y en las miles de personas que son marginadas cada día por sufrir diferentes discapacidades.

Uno de los principales reclamos de la noche era la actuación de Alfred y Amaia, nuestros representantes en el próximo Festival de Eurovisión, que pisaban por primera vez uno de los escenarios más grandes de nuestro país, donde han actuado hace apenas unos meses figuras tan ilustres de la música como Bruno Mars o Ed Sheeran. Los flamantes concursantes de Operación Triunfo no decepcionaron a sus miles de seguidores y ofrecieron una actuación memorable de su mítico “City of Stars“, pura sensibilidad al piano, y de “Tu Canción“, tema con el que ambos nos representarán en mayo en Lisboa.

Previamente, Pablo López dejó claro porqué es ahora mismo el artista más importante del pop español. El Wizink Center se hizo silencio y el compositor malagueño dio una lección de delicadeza al piano. Hay personas a quienes les gusta lo que hacen. A algunas, además, se les nota. Este el caso de Pablo, que transmite la pasión que siente por sus canciones allá donde va. Su sentida forma de acariciar las teclas derrocha una sensibilidad interpretativa al alcance de muy pocos. Es increíble como el sonido de su voz acompañada de tan solo un instrumento puede contener tanto sentimiento, y a la vez, ser capaz de hacernos llegar a los asistentes ese sentimiento envuelto en un escalofrío.

La otra gran actuación de la noche vino de la mano de Malú, quien volvía a reencontrarse con el antiguo Palacio de los Deportes, un pabellón que ha llenado hasta cuatro veces consecutivas en su última gira. A estas alturas de su carrera, después de veinte años en lo más alto, a nadie le sorprende ya el torrente de voz que tiene la madrileña y el poderío que demuestra sobre las tablas. Nada ni nadie puede resistirse a su talento. Malú hizo vibrar al respetable descalza sobre el escenario, primero con “Invisible“, su último gran éxito, para luego dejar al público literalmente rendido a sus pies con una sentida versión de “Aprendiz” interpretada a piano junto a su hermano José de Lucía.

Atacados y Rosana fueron los encargados de romper el hielo. Los primeros demostraron con un enérgico directo el motivo por el que se los considera una de las revelaciones del año en la música española. Mientras, Rosana demostró que aparte de saber cantar, sabe perfectamente ganarse al público en cada una de sus actuaciones. La canaria sigue siendo la misma que enamoró a todos en 1996 con “Lunas rotas“, su álbum debut, con el que vendió más de tres millones de copias. Y es que el talento de la cantautora y sus ganas de comerse el mundo en cada actuación se mantienen intactos desde esa fecha, atrayendo el buen rollo y el optimismo como una especie de inevitable imán.

Por el escenario de La Noche de CADENA 100 pasaron también el pop fresco y desenfadado de Efecto Pasillo, la vitalidad de Pablo Mora y su Lagarto Amarillo ahora en solitario, Reyko, y la cantante Soraya. Sin embargo, la actuación de la extremeña estuvo marcada por algo visualmente distinto: una coreografía con vuelo acrobático que dejó con la boca abierta a los espectadores. Desde el fondo de la pista y acompañada por los concursantes del programa de baile Fama, Soraya sorprendió a todos los asistentes sobrevolando por encima de sus cabezas para aterrizar después en el escenario, donde también interpretó su emotivo tema “Qué bonito“, dedicado a su hija.

Ruth Lorenzo fue otra de las que se atrevió a cantar en formato acústico, aunque a diferencia de Pablo López ella optó por acompañarse únicamente de la guitarra para presentar su recién estrenado single “Moscas Muertas“. Antes demostraría ser la reina del directo interpretando “Good Girls Don’t Lie” con una energía desbordante. Dos conceptos que pueden parecer difíciles de unir para muchos, pero no para la murciana, que es, ante todo, un animal escénico y un completo huracán sobre el escenario. A destacar aún más, si cabe, su exquisitez vocal que no dejó indiferente a nadie y consiguió que las casi 15.000 personas que abarrotaban el recinto se quedaran con ganas de más.

El ritmo del concierto no decayó en ningún momento. Los interludios fueron cubiertos con la intervención de algunos de los presentadores más exitosos de Cadena 100, como Javi Nieves y Mar Amate. Y tampoco faltaron los concursos, preparados para mantener en tensión a los espectadores mientras el backline del escenario se adecuaba a las diferentes actuaciones. Muy destacable también el trabajo realizado por todo el equipo del Wizink Center, que ofreció un directo visualmente contundente y un sonido muy cuidado que solo tuvo algún pero durante la actuación de Amaia Montero, a quien algunos problemas técnicos desvirtuaron su canción “Quiero Ser“. No obstante, la donostiarra salió indemne del apuro gracias a sus tablas sobre el escenario.

Manolo García y Mikel Erentxun cerraron la noche con algunas de las composiciones más emblemáticas del pop español. El público, que a estas alturas de la noche ya estaba completamente entregado, coreó al unísono algunos de los éxitos de Duncan Dhú y del ex-vocalista de El Último de la Fila, con alma, y más de uno con la piel de gallina recordando sus años de adolescencia. Clásicos atemporales como “Jardín de Rosas”, “A San Fernando” o “Cien Gaviotas” que generación tras generación siguen generando adeptos ya sea por su inmensa calidad o por su estatus de temas de culto.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.