La pasión por lo clásico y el jazz contemporáneo de MCSVG

0
35

La pasión por lo clásico y el jazz contemporáneo de MCSVG

Melissa Collins y Savannah Gates son MCSVG, un dúo musical con raíces profundas de las colinas del este de Kentucky. A ambas les une la pasión por lo clásico y el jazz contemporáneo. La primera es de esas gargantas llenas de alma y con un talento innato para transmitir. La segunda, tiene una prodigiosa forma de capturar la condición humana en sus letras. Y juntas forman un tándem perfecto, con ese virtuosismo que tienen los que nacen con un don y son capaces de hacer obras de arte con sólo chasquear los dedos.

Su propuesta musical nace del potencial que tienen las canciones para incidir sobre el cerebro de forma pura y directa. Partiendo de esa premisa, MCSVG diseña sus composiciones más allá de las palabras y la melodía, para tener un impacto duradero en los oyentes de todo el mundo. Así, con un sonido heterogéneo al que es imposible ponerle etiquetas, nace su primer EP. Un trabajo, que promueve el amor y la alegría como forma de vida y del que ya se han estrenado los dos primeros adelantos: «Magic» y «Can’t Let Go«.

«Magic» es una balada de gran belleza, que roza la excelencia. La letra habla del deseo de encontrar nuestra alma gemela. Bajo la luz de la luna y con las olas del mar como banda sonora, la protagonista idealiza sobre ese amor que combina pasión, intimidad y compromiso. La capacidad vocal es virtuosismo puro, con un abanico de matices que abarcan desde la sensualidad y el intimismo inicial hasta el torrente de energía que proyecta en la parte final de la canción. Y eso sin perder en ningún momento su magnetismo.

Por su parte, «Can’t Let Go» deja patente la gran versatilidad musical de MCSVG. La atmósfera es oscura y la letra tremendamente dura. Está escrita desde la perspectiva de alguien que lucha contra el trastorno de estrés postraumático (TEPT). El inicio de la canción genera gran suspense, con un beat que simula los latidos de un corazón. Una línea de bajo agradable, una guitarra aguda y una batería enérgica marcan el ritmo de un viaje que captura la desesperación progresiva que a menudo se oculta detrás de puertas cerradas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.