Allison, «Para expresar algo tienes que tenerlo dentro contigo»

0
25

Allison, «Para expresar algo tienes que tenerlo dentro contigo»

Allison ha forjado una carrera musical de más de dos décadas, cautivando a millones de seguidores tanto en su tierra natal como en todo el continente latinoamericano. Tras un año inolvidable que culminaron con su concierto más grande hasta la fecha, la banda mexicana llega por primera vez a España con su característico estilo enérgico. De su trayectoria, del momento actual que vive la música y de como están viviendo esta gira de conciertos por nuestro país nos hablan en esta entrevista.

Escucha la entrevista completa:

– Lleváis más de dos décadas en la industria musical. ¿Cómo se consigue aguantar tanto tiempo en una industria tan complicada como esta?

– Es un camino largo. Lo que nos ha permitido llegar hasta aquí es el amor al escenario, el amor al viaje y compartir lo que nos apasiona hacer, que es música. Eso puntualmente es la fórmula. Después ya vienen otros componentes que son los principios básicos de la interacción humana: el respeto, la comunicación, el afecto, el amor que nos tenemos entre nosotros…

– Hace poco vi en un artículo que 7 de cada 10 artistas que suben ahora mismo canciones al mundo digital son solistas. ¿Por qué las bandas estáis tan en peligro de extinción?

– Las relaciones interpersonales son difíciles. La gente va viviendo más tiempo en el mundo, los viejos se van alejando de la sociedad… Es difícil mantenerse y más una banda, donde las relaciones son pasionales y la comunicación interna se vuelve complicada por tantas energías que están jugando. Pero bueno, ese es el reto de cada banda, lo que le toca vivir a cada una de ellas.

– Vosotros empezasteis haciendo canciones de despecho y corazones rotos y ahora estáis en una etapa de más madurez compositiva. ¿Las circunstancias de la vida os han hecho crecer también como artistas?

– Totalmente. Las circunstancias de la vida son las que van construyendo los peldaños de la conciencia de cada persona, los problemas, las situaciones… El choque de la conciencia con la realidad te hace darte cuenta que no estamos en el mundo que creíamos cuando éramos adolescentes y que el mundo se va construyendo de una manera diferente. Todo esto impacta en la música y hace que nuestras composiciones vayan cambiando de la realidad que vivíamos entonces a la realidad que vivimos en este tiempo en el que tenemos dilemas existenciales con todo nuestro entorno.

– 20 años dan para mucho y una de las cosas que más ha cambiado en este tiempo es la forma en la que se consumen ahora mismo las canciones. Vosotros que habéis pasado por distintas generaciones sentís que con el paso de los años la música ha ido perdiendo su valor y ahora por ejemplo, se le da más importancia al producto que al artista?

– El mundo ha cambiado. También la manera en la que se comparte la música y algo muy trascendental es la inmediatez. La velocidad y la dinámica a la que se ha tenido que evolucionar ha hecho que el significado del arte cambie y que de repente se le pierda valor, por ejemplo, al disco. Antes era un momento muy importante para una banda, porque era el cúmulo de experiencias de trabajo, de involucrar un concepto, de encapsular una grabación. Eso se ha perdido. Ahora las bandas raramente sacan un disco completo, sueltan dos o tres sencillos, hacen la promoción y ya después lo publican. Esto impacta en la creación, en la expresión y en el negocio de la música. Y lo que nos toca a nosotros como artistas es evolucionar y adaptarnos. Siempre respetando nuestra ética personal y no siendo vulnerables por estar al ritmo de lo que está sucediendo.

– Una de vuestras canciones “Gracias por la Herida” es un dardo precisamente a esa inmediatez que se vive ahora mismo y que nos deja también como mensaje que es importante aprovechar los problemas para convertirlos en algo positivo. ¿Sois de los que pensáis que las cosas nunca suceden por casualidad y que todo es parte del proceso? 

– Las cosas suceden en la medida de cómo podemos recibirlas. Dicho de una manera muy mística… no nos llegan situaciones que no podamos superar, son pruebas del destino para las cosas que vienen después. Eso no sucedía cuando éramos adolescentes, pero darte cuenta y abrazar tus luchas te forja el carácter y te permite seguir adelante con una nueva visión, con una nueva conciencia. Y eso es algo que queremos imprimir en esta canción, que hay que abrazar las luchas porque esas luchas son las que nos permiten superar los siguientes retos que trae la vida. Obviamente te da dicta un poco el mapa de hacia dónde y cómo vamos superando esos obstáculos.

– La crítica de la inmediatez también sale a flote en vuestra última canción “Día verde” en la que abordáis las frustraciones y conflictos del mundo contemporáneo. Pensáis que la vida va tan deprisa que hay veces que le damos más importancia a cosas superficiales y nos olvidamos de lo verdaderamente importante que es vivir? 

– Esa es la lección más importante que quisiéramos dejar en nuestras letras. No podemos vivir a este ritmo falso en el que se vive, por ejemplo, en las redes sociales. Me encantaría de repente empezar a postear las cosas jodidas de mi vida en lugar de lo positivo, eso sería una fotografía más real del mundo. Pero solamente están las cosas que queremos mostrar al exterior y la vida no es así. La vida es tanto el éxito como la mierda. Las dos cosas están unidas por el ombligo, viven en el mismo universo y nosotros tenemos una responsabilidad por el alcance que tenemos. Esa responsabilidad nos implica lanzar el mensaje de que hay que saltar del vagón de la velocidad virtual del mundo, porque es falsa. Hay que reconectarnos más con quienes somos, con nuestras familias y con las cosas que de alguna manera hacen humilde nuestro espíritu.

– En vuestro caso no solo han madurado vuestras letras sino también vuestro sonido. Empezasteis cerca del underground, después pasasteis por una etapa más comercial y ahora estáis trabajando de forma independiente. ¿Diríais que estáis en vuestro mejor momento creativo ahora mismo?

– Sin duda. Hemos creado una carrera en la cual hay mucha libertad en lo que hacemos y en lo que no hacemos. Eso se ve reflejado en muchas cosas, incluida la creatividad. No es lo mismo componer un canción con la expectativa que tienen los demás que con la expectativa propia y lo que estás viviendo.

– Esta nueva etapa independiente se traduce en una sola palabra: “honestidad”, ya que todo lo que se ve ahora mismo en el escenario y en vuestras canciones es decisión vuestra. ¿Para conectar con el público de la mejor manera es necesario primero ser sincero y conectar con uno mismo? 

– Sí completamente. Para poder expresar algún sentimiento tienes que tenerlo primero dentro contigo mismo. Es un poco lo que sucede en nuestros conciertos, donde para que el show pueda funcionar no importa tanto el sonido o la sala. Obviamente hay momentos donde vamos madurando y aprendiendo unos de los otros, esto nos ha enseñado que el mejor concierto no es el que tiene más gente sino es el que más disfrutamos nosotros. Sin duda el núcleo es la parte más importante de todos.

– Venís por primera vez a España de gira y ya habéis dado dos conciertos, en León y en Vigo. ¿Qué tal ha sido la experiencia?

– Hemos sido invitados por una banda que se llama Niña Polaca, estuvimos en León y en Vigo y ha sido increíble. Ha sido un poco como regresar a los inicios de la banda donde la gente no conocía las canciones, y sentir esa experiencia de nuevo te hace valorar lo que estás haciendo. No es iniciar de cero, pero si ponerle más esfuerzo para que la gente conecte con nosotros. Ahora viene el Wizink Center con La La Love You y no nos queda otra que entregar lo que mejor sabemos hacer que es estar en el escenario, tocar y enamorar a la gente de España.

– Tocar en el Wizink Center es el sueño de cualquier artista español. ¿Os habéis puesto alguna expectativa con este concierto?

– No tenemos ninguna expectativa. Llevamos mucho tiempo haciendo esto y sabemos perfectamente lo que implica. Sí tenemos un nervio específico que es algo muy necesario e importante para nosotros. Pero después de 21 años de dedicarnos a esto estamos muy preparados. Venimos también de hacer un concierto gigantesco con una producción de 360 grados. Es el evento más complicado que hemos hecho y estamos aquí más para disfrutar. Eso automáticamente va a ser lo que conecte con la gente.

– Con La La Love You, además del concierto en el Wizink Center tenéis una canción que publicasteis el año pasado titulada “Himno” (para los que están jodidos). ¿Es la música la mejor terapia para evadirse de la realidad y cicatrizar las heridas?

– La música es una gran catarsis. Hay muchas maneras de enfrentar los problemas, pero sin duda la música es una de las más rápidas y tangibles. A nosotros como artistas nos toca fotografiar cosas y la gente si está pasando por una situación parecida se conecta con esa canción. Ver que de repente hay cosas que no comprendemos dentro de nosotros pero que les encontramos sentido en la obra de otro artista… eso se vuelve una manera de liberación. Al final los artistas son los que le dan voz a los sentimientos que de repente las personas no tienen o no saben cómo expresar.

– Para la gente que no lo sepa “Allison” es un acrónimo de “All is on”, que define la catarsis que sentís cada vez que os subís a un escenario. ¿Qué tiene el directo que os atrapa tanto?

– Supongo que la libertad. Cuando la gente nos ve en vivo se da cuenta que disfrutamos mucho de lo que hacemos. Somos una banda muy energética y para entender lo que sucede en la banda es necesario vernos en vivo. Es un set que cuenta una historia con muchos altibajos, con una parte muy pesada, otra donde conectamos con el público y partes acústicas. Pasamos por muchos sentimientos musicalmente hablando, eso es algo que puede conectar con la gente porque es una historia tal cual.

– Dentro de “Todo está encendido” había un canción titulada “Miedo”. ¿Cuál diríais que es el mayor miedo al que os enfrentáis cada vez que lanzáis una canción o subís a un escenario a dar un concierto?

– Las cosas que no podemos controlar siempre se vuelven los miedos más fuertes. El escenario es un precipicio que cuando lo cruzas es como si saltaras al vacío. Nuestro miedo es que todas esas inclemencias tecnológicas impacten en nuestra vibración como banda y que no podamos superar ese momento.

– Ya para ir terminando, vamos a mirar hacia el futuro. ¿Qué proyectos tenéis preparados para este año que acaba de empezar?

– Estamos en la recta de composición de nuestro nuevo disco y tenemos de aquí a mayo para hacer las las las canciones que queremos ir a grabar. El plan es ir a grabarlo a Denver con Jason Livermore.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.