Rosalía y Alejandro Sanz triunfan en la LXII edición de los Premios Grammy

0
47

Rosalía y Alejandro Sanz triunfan en la LXII edición de los Premios Grammy

La LXII edición de los Grammy ha supuesto un éxito rotundo para la música española. La entrega de los premios se realizó en el Staples Center de Los Angeles, pabellón en el que Kobe Bryant labró toda su carrera en la NBA. En una noche triste, con el revuelo en el ambiente por el fallecimiento del ex-jugador de los Lakers en accidente de helicóptero apenas unas horas antes, Alejandro Sanz se hizo con el gramófono al mejor álbum de pop latino por “#ElDisco” y Rosalía con el galardón al mejor álbum de rock urbano o alternativo por “El Mal Querer“. El cantante madrileño consigue con este el cuarto Grammy de su carrera y se mantiene como el artista español que más premios de esta índole ha recibido.

En un emocionado discurso realizado en tres idiomas (español, catalán e inglés), Rosalía ha querido reivindicar el valor artístico de la música que inspira su obra: el flamenco. Con este premio la catalana se ha convertido en la primera solista femenina española en ganar un Grammy, incluyendo su nombre en la historia de la música de nuestro país tras un año repleto de éxitos. Hasta ahora únicamente Alejandro Sanz, Julio Iglesias y su hijo Enrique habían obtenido tan ansiado galardón. No obstante, Rosalía no pudo redondear una ceremonia mágica para ella, en la que también tuvo la oportunidad de actuar en directo, ya que su segunda nominación, la de “Mejor Artista Revelación”, fue a parar a manos de la gran triunfadora de la noche: Billie Eilish.

Más allá del reparto de premios, esta edición de los Grammy quedará en el recuerdo por ser la primera en la que dos mujeres optaban a alzarse con el galardón en las cuatro categorías principales: grabación del año, canción del año, disco del año y mejor artista relevación. Eilish se llevó a casa los cuatro premios, los dos primeros por su canción “Bad Guy” y el galardón al mejor álbum de pop vocal contemporáneo por “When we all fall asleep where do we go?“. Además, con apenas dieciocho años recién cumplidos, la artista estadounidense se convirtió en la más joven de la historia en ganar un Grammy y en la tercera en ganar en las cuatro categorías principales en un mismo año, algo que no ocurría desde 1981 con Christopher Cross.

La Academia volcó todo su apoyo en esta joven promesa de flequillo verde. Pero no solo en ella, su hermano Finneas O’Connell se llevó a casa el codiciado premio al productor del año. La rapera Lizzo, quien era la máxima nominada de este año con un total de ocho candidaturas, logró tres de los gramófonos a los que optaba, situándose como la segunda triunfadora de la noche. A diferencia de otros años hubo poco discurso con contenido político o reivindicativo. La referencia externa más relevante fue la de Bryant, citado y recordado en varias ocasiones. En el capítulo de actuaciones, las más celebradas fueron la de Ariana Grande (quien no logró alzarse con ninguna de las cinco candidaturas a las que optaba) y la que Camilla Cabello dedicó a su padre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.