Love of Lesbian da el primer concierto masivo sin distancias

0
63

Love of Lesbian da el primer concierto masivo sin distancias

En 2018 Love of Lesbian editaron un DVD en directo bajo el título de “El Gran Truco Final“. Lo hacían para celebrar su vigésimo cumpleaños y también para recordar uno de los momentos más emotivos de su carrera. Aquel truco de magia tuvo lugar en Madrid, en el Wizink Center, dentro de su gira Halley. Era un homenaje a todo su público, sin el cual nada de lo que habían conseguido hasta ese momento habría sido posible. “Es la victoria de los chicos y las chicas raras de la clase. Nosotros veníamos de un garaje y hoy estamos haciendo un concierto como el de esta noche”, gritaban entonces.

Pero la banda liderada por Santi Balmes nos había engañado. Aquel no era el truco final. Aún faltaba un número más y éste sí iba a ser realmente mágico. Tuvo lugar el pasado sábado, cuando se subieron al escenario del Palau Sant Jordi de Barcelona. El aforo esta vez era de 5.000 personas, menos de la mitad del que había hace tres años en Madrid. Detrás, había otros miles de ojos mirando de reojo a su actuación. Eran los ojos de todos los profesionales afectados por una crisis sanitaria que ha golpeado con dureza la industria musical: cantantes, sellos discográficos, agencias, promotoras, salas de conciertos, técnicos de sonido, luces… y así hasta un larguísimo etcétera.

Todos ellos estaban pendientes del concierto que iba a ofrecer la banda barcelonesa en el Palau. Hace más de 365 días éste sería uno más en la larga nómina de conciertos de una de las bandas más reconocidas del panorama musical. Pero debido a la situación que estamos viviendo a causa de la pandemia, la expectación que se había generado alrededor era máxima, incluso en el extranjero. El motivo no era otro que la incertidumbre: este era el primer concierto desde que convivimos con el virus realizado sin distancia social entre el público. Eso sí, con mascarillas. Un auténtico puñetazo en la mesa para reivindicar y demostrar algo que todos los artistas estaban gritando al unísono: la cultura es segura.

Por la mañana, todos los asistentes fueron sometidos a un test de antígenos. Era un proyecto piloto para evaluar la seguridad de este tipo de eventos con la realización previa de una prueba rápida de detección del COVID (TAR). Seis de ellos dieron positivo y tuvieron que quedarse en casa. En el interior del recinto más controles. Se tomó la temperatura a todos los espectadores y se les entregó una mascarilla FFP2 facilitada por la organización en la entrada. Además, se repartió gel hidroalcohólico en todos los accesos concurridos del recinto, como en el servicio de bar o en los lavabos.

Unas medidas de seguridad que obligaron a retrasar el inicio del concierto media hora, ya que todos los asistentes debían ir debidamente acreditados y mostrar el resultado negativo del TAR a través de una aplicación móvil. Antes de la actuación se proyectó un video en el que los organizadores agradecieron al público su participación. Entre los asistentes estaban la consellera de Cultura de la Generalitat Àngels Ponsa; el de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet; el secretario general de Salud de la Generalitat, Marc Ramentol, y la teniente alcalde de Barcelona Janet Sanz.  Ahora, durante 15 días, todos recibirán un seguimiento para evaluar si se ha producido algún contagio.

En lo musical, la velada arrancó con un clásico de Love of Lesbian: “Nadie por las calles“, un tema escrito mucho antes de la pandemia pero cuya letra adquiere más significado ahora. Tras ella llegó la dedicatoria de Balmes: “Bienvenidos al que es uno de los conciertos más emocionantes de nuestra vida. Hacía un año y medio que no pisábamos un escenario. Este concierto es una pequeña batalla dentro de la guerra. Quiero dedicarlo, aunque parezca un tópico, a los sanitarios y al resto del personal esencial. Y que nunca más se nos ocurra hacer más recortes en salud“, decía entre aplausos.

Y así, a falta de conocer los resultados finales del experimento, los barceloneses han derribado la primera prueba del muro. Love of Lesbian ha demostrado que es posible celebrar este tipo de eventos respetando siempre las máximas garantías jurídicas, y con el máximo rigor y seguridad sanitaria ante el virus. Es el primer ensayo para lo que podrán ser los festivales de verano u otros eventos culturales. El efecto dominó ya se ha hecho notar: La prensa internacional ha aplaudido el experimento. Y tras más de un año de confinamientos, toques de queda y distancia social, empieza a verse algo de luz al final del túnel. La cultura aunque digan lo contrario, sí, es segura. Gracias Love of Lesbian.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.