Los “Espacios Infinitos” de Lori Meyers

0
22

Los “Espacios Infinitos” de Lori Meyers

Inconformismo y serenidad. Dos estados de ánimo a priori incompatibles que Lori Meyers conjugan en “Espacios infinitos”, su nuevo álbum. Situados en su punto más álgido en cuanto a madurez compositiva se refiere, Noni, Alfredo y Ale han conseguido equilibrar el sonido de los años sesenta de sus primeros trabajos con el uso de nuevas texturas, dream pop e incluso psicodelia. Ese equilibrio se repite también en los tiempos de sus canciones, donde combinan a la perfección los cortes dinámicos con otros más intimistas y delicados.

El séptimo disco del trío andaluz llega cuatro años después de “En la espiral”, su anterior trabajo de estudio. Detrás queda la celebración de sus primeras dos décadas de actividad con el recopilatorio “20 años, 21 canciones” y el recuerdo del multitudinario concierto registrado en el “Directo en Madrid Wizink Center”. Y entre medias una pandemia. Con tiempo por delante para plantear nuevos enfoques artísticos en un disco en el que hay representados tanto sentimientos negativos como esperanzadores.

Estas nuevas canciones fueron producidas junto a James Bagshaw, cantante y guitarrista del grupo británico Temples y con Anni B Sweet, que también ha colaborado en la producción. La telemática permitió tender un puente creativo entre Granada e Inglaterra, establecer un flujo de ideas, sonidos y puntos de vista en permanente diálogo. Una fructífera conversación que cristaliza en este álbum ambicioso y dinámico, que incluye himnos urgentes y mordaces como “Punk”. Reflexiones sobre el insoportable apremio del día a día en “Presente” y medios tiempos de gran carga emocional como “Primaveras”.

Durante la escucha, comprendemos que Lori Meyers ha desactivado el piloto automático y prefiere continuar con su particular búsqueda compositiva. Canciones como “1000 noches” o “No hay excusa” consolidan ese discurso exigente y aventurero, en el que también encontramos necesarias llamadas a la acción en estos tiempos resignados, brillantes ejercicios de tono progresivo o dianas melódicas marca de la casa como “Viento del norte” y la exuberante “Seres de luz”. Además nos permite reencontrarnos con el característico despliegue lírico de Alejandro cuando suena la confesional “En el espejo” y nos invita a un viaje interior, psicodélico y espacial a lomos de “Mis fantasmas”. 

Expansivo y detallista, envuelto en un sonido gordo y saturado que realza la naturaleza de sus partituras, “Espacios infinitos” acusa recibo del pasado y se proyecta hacia el futuro con estoicismo, aunque sin bajar los brazos ni entregar las armas. Y el arte del dibujante Sergio García (impulsor de Buenaventura Estudio), conocido entre otras cosas por sus trabajos para The New Yorker o El País Semanal y profesor de Bellas Artes en la Universidad de Granada, suma enteros narrativos al conjunto.

Lori Meyers son conscientes de que hay mucho por hacer, pero entienden que las soluciones están a nuestro alcance, en nuestra mano. Y saben que las canciones pueden acompañarnos en ese proceso de transformación y de mejora.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.