“Desastre con Patas”, la nueva joya musical de Sergio Makaroff

0
280

“Desastre con Patas”, la nueva joya musical de Sergio Makaroff

Hablar de Sergio Makaroff es pronunciar palabras mayores. Es abrir el imaginario colectivo de un artista de la vieja escuela. De raza, sangre, carretera y manta. Más de cuarenta años avalan la carrera de un músico que sabe conjugar el verbo emocionar en todas sus acepciones. No solo por su trayectoria, sino también por su alma de trovador a la hora de componer canciones. Historias cercanas, con el buen gusto por bandera, que envuelve en esa ironía fina de la que es todo un maestro.

Su nuevo disco lleva por título “Desastre con Patas“. Resulta cuanto menos una osadía tildar de desastre un trabajo hecho con calidad, elegancia y mucha valentía. Remarcable especialmente esto último. Porque si hoy en día ya resulta complicado sacar un disco al mercado, hacerlo solo, sin ningún apoyo discográfico es toda una apuesta suicida. Pero si de algo va sobrado el artista argentino es de audacia y atrevimiento. Makaroff ha demostrado ser un acróbata de la industria musical, un equilibrista que ha conseguido resistir a los envites del tiempo y las heridas de la vida como nadie.

El álbum nos regala 13 composiciones bien estilizadas, que logran dejar en el paladar ese regusto de las cosas bien hechas. Un trabajo difícilmente etiquetable. Demasiado roquero para un cantautor y demasiado de autor para un roquero. Pero que saca a relucir esa orfebrería interpretativa que Makaroff lleva dentro. Contundencia, dulzura, sarcasmo, amor, diversión, ironía… Sergio toca todos los palos de la baraja emocional con la soltura de un artista que se encuentra en la plenitud de su madurez creativa, pero que sigue sonando con la misma frescura de un adolescente.

Desastre con Patas” es en definitiva un trabajo de obligada escucha. Ecléctico y brillante a partes iguales y con el inconfundible sello personal de un artista de largo recorrido. Un álbum que hace décadas estaría sonando en todas las emisoras de radio y que sin embargo tiene que derribar con sudor y sacrificio las paredes de un panorama musical copado por canciones con mayor déficit creativo. Pero la inteligencia funda las bases del talento artístico. Las joyas musicales nunca pasarán de moda y artistas como Makaroff están ahí para recordarlo, por mucho que la industria se empeñe en lo contrario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.