Sin Mala Intención, “Las letras son las grandes olvidadas de la música”

0
114

Sin Mala Intención, "Las letras son las grandes olvidadas de la música"

Sin Mala Intención, “Las letras son las grandes olvidadas de la música”

Sin Mala Intención es un proyecto musical liderado por el cantante y compositor guipuzcoano Gorka L.P. Tras un primer disco editado en 2016, el músico se encuentra ahora presentando su segundo trabajo discográfico “Cuando llueve demasiado”. Se trata de un álbum muy heterogéneo que bebe de lo mejor del rock de autor en castellano, con pinceladas de blues y country. En esta entrevista, Gorka nos cuenta más detalles acerca de este nuevo trabajo y nos adelanta cuáles serán sus próximos proyectos a corto/medio/largo plazo.

Para los que no hayan oído hablar de ti, ¿Cómo te presentarías a nuestros lectores?

– Vaya, la pregunta más difícil, y encima la primera… [risas]. Soy Gorka, un chaval de Gipuzkoa a quien le gustan las buenas canciones de rock de autor, y que escribe, compone y publica sus temas a través de Sin Mala Intención, proyecto que ya tiene dos discos en el mercado, el último titulado “Cuando llueve demasiado”, que es el que estamos presentando en directo actualmente.

Sin Mala Intención es un proyecto personal, una especie de alter ego tuyo. ¿Por qué decides firmar las canciones así en lugar de bajo tu propio nombre artístico?

A pesar de ser el autor de todas las canciones, no me veía defendiéndolas con mi nombre, sino a la manera de otros artistas que también tenían sus proyectos personales y a los que tampoco pusieron su propio nombre. Por ejemplo, Carlos Goñi y Revólver, o Pau Donés y Jarabe de Palo. Son nombres de banda, pero son sus proyectos personales. También es una manera de sentirme arropado y de reivindicar a la banda de directo, porque ahí sí que somos un grupo de 6-7 personas dándolo todo.

Tus canciones están a medio camino entre la canción del autor y el pop-rock clásico. ¿En cuál de los dos lados te sientes más identificado?

– Con ambos, por eso suelo decir que lo que hago es rock de autor. Me identifico con artistas como Joaquín Sabina, Fito Cabrales o Quique González, que no son cantautores al uso, sino que tienen un pie en el rock.

Estás presentando tu último disco “Cuando llueve demasiado”, ¿Qué nos vamos a encontrar dentro de este trabajo?

– Son 11 canciones que beben del rock de autor y del pop-rock, con toques de rock & roll, canción de autor, blues, incluso country… 10 canciones de mi autoría (y una de ellas, por primera vez, en euskera), y una versión de una canción de Joaquín Sabina. Es un disco bastante variado y con el cual hemos dado un salto cualitativo muy importante respecto al sonido, que está muy cuidado.

¿De dónde viene el título del disco?

– Es un verso de la primera canción y single del disco, “Punto y seguido”, que en realidad es como iba a titular el disco. Pero luego pensé que “Cuando llueve demasiado” era un titulo precioso, que de alguna manera resumía lo que quería contar en el disco, ya que hay más de una referencia a la lluvia, tan presente en el Norte y que tanto influye en nuestra personalidad.

Hablando de intenciones, pero esta vez de las buenas. ¿Qué objetivo te has puesto con este disco?, ¿te has marcado alguna meta?

– El objetivo siempre es el mismo: dar a conocer el trabajo en redes y en medios de comunicación, y actuar en directo lo máximo posible. Sí que es cierto es que esta vez nos hemos empeñado en actuar fuera de Euskadi, cosa que con el primer disco no conseguimos, y de momento, podemos anunciar que en mayo iremos a Madrid a actuar a varias salas.

Llevamos dos años muy duros para el sector de la música a causa de la pandemia. En tu caso te afectó de lleno, ya que el primer videoclip de este disco “Punto y Seguido” salió justo un día antes de que se decretara el estado de alarma. ¿Cómo viviste esta situación?

– Lo viví con muchísima resignación, porque fue un cúmulo de muchas cosas. El disco se grabó en 2019 y pudimos haberlo publicado a finales de ese mismo año, pero la discográfica se empeñó (y yo me dejé llevar) en publicarlo a primeros de 2020. Al final se decidió que el primer single se publicaría el 13 de marzo de 2020, y el disco un poco más adelante. Y todos sabemos qué ocurrió justo un día después… Al final, el disco se publicó a finales de ese año, sin apenas promoción, y hemos comenzado a presentarlo en vivo un año después, a finales de 2021.

Una de las cosas que más nos ha llamado la atención de este disco son las letras, muy cuidadas y elaboradas, un rara avis en la música actual. ¿A qué le das más importancia, al mensaje de la canción o a la música?

– Me encanta y os agradezco de corazón que valoréis las letras de mis canciones, ya que muchas veces son las grandes olvidadas de la música. Es casi una obsesión que las letras estén bien escritas, con la métrica perfecta, bien rimadas, con los acentos en su lugar… y que además tengan mensaje. Y como me gusta el rock, claro que es importantísimo que la música esté muy cuidada y que los arreglos sean exquisitos, pero escucho cada letra en la radio o en YouTube que me producen muchísima vergüenza ajena, de ahí que mi esfuerzo esté más enfocado en las letras, ya que, a pesar de ser también el compositor de las músicas, delego mucho en mis músicos en lo que a la creación de los arreglos se refiere.

Y ya que hemos puesto el foco en la lírica, dentro del disco hay una versión de un éxito de Joaquín Sabina, “A la orilla de la chimenea”. ¿De dónde surge la idea de hacer esta versión?

– Con este segundo disco me he autoimpuesto una norma para los discos venideros, que es que una de las canciones esté compuesta en euskera, y que además se incluya una versión de otro artista, ya que me encanta hacer versiones. De hecho, desde nuestra primera gira siempre interpretamos “Mi habitación”, canción de Antonio Flores y versionada por Antonio Vega, pero también hemos cantado “Todo a pulmón”, popularizada por Miguel Ríos, y alguna más. Pero la primera versión en un disco no podía ser de otro que no fuera Joaquín Sabina, mi principal maestro e influencia, y decidí hacer una versión de una canción no tan conocida por el gran público pero sí por todos los sabineros, “A la orilla de la chimenea”. Le hemos dado un toque bluesero que ha quedado genial, en mi opinión.

¿Has tenido la oportunidad de hacerle llegar la canción a Sabina para que la escuche?

– Uno de los músicos que grabó esta canción es el Pirata, conocidísimo saxofonista, y me comentó que se la haría llegar a Pancho Varona, músico de Sabina casi desde sus inicios, pero no sé en qué quedó la cosa. Igual se la enseñó y no le gustó [risas]. Pero sí, me encantaría que la escuchara, y de paso que oyera todo el disco, aunque sea por las letras.

Otra de las canciones del disco es “Los sin nombre”, que toca un tema sensible como es el de la inmigración. ¿Cuál es la historia que hay detrás?

– Me encantó escribirla, ya que no todo será hablar del amor y del desamor… Todos los días ocurre que hay gente en otro lugar del mundo que intenta huir de su país de origen en busca de una vida mejor, tanto para ellos como para los suyos. Y como es algo que ocurre todos los días, muchas veces se convierten en un suceso más, en una noticia más, como si no fueran personas con nombre, apellidos, biografía… Por eso lo titulé “Los sin nombre”, pero claro que tienen nombre y mucha historia detrás.

Hoy en día, con el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania en pleno apogeo, la inmigración es un tema que está por desgracia en boca de todos, con miles de ucranianos huyendo de su país a causa de la guerra. ¿Por qué inmigrantes como Nala y Menelik, que llegan a nuestro país en patera no son recibidos con el mismo trato que los refugiados de guerra, cuando ambos huyen de su país para salvar sus vidas?

– Fíjate que, cuando escribí “Los sin nombre”, nadie se imaginaba que iba a producirse una guerra en el corazón de Europa. Y, sin embargo, la historia que se cuenta en la canción sirve, perfectamente, para analizar lo que está ocurriendo ahora, simplemente cambiando los nombres de Nala y Menelik por un par de nombres ucranianos. La historia es la misma, la de gente que huye de su país en busca de una vida mejor, unos huyendo de la miseria y otros de la guerra, pero el fin es el mismo. Lo que ocurre es que esta vez las víctimas son blancas y se parecen a nosotros, de ahí que los neofascistas, que cada vez tienen más presencia mediática e institucional, hagan esa diferencia entre refugiados.

Vamos a pensar en algo más positivo, además de escuchar buena música, ¿qué otros planes nos recomiendas para esos días grises “cuando llueve demasiado”?

– Además de escuchar unas cuantas veces el disco completo [risas], lo mejor que se puede hacer, cuando llueve demasiado, es leer un buen libro, ver una buena serie o peli (si es en buena compañía, mejor), hacer una buena comida o cena con su sobremesa… Disfrutar el momento y el día a día, aunque el tiempo no acompañe.

En el videoclip de “Fuimos un Volcán” luces una camiseta que hace mención a una canción de Jarabe de Palo y en tu canal de Youtube hemos podido ver una cover de “Grita”. ¿Es casualidad o tienes algún vínculo especial con Pau Donés?

– Sentí su muerte como si hubiese sido la de un familiar cercano. El realizador del videoclip de “Fuimos un volcán” me pidió que llevara diferentes camisetas, y como hacía pocas semanas que Pau había fallecido, decidí que una de las camisetas fuera la mítica camiseta de “Bonito”, rindiéndole así un pequeño homenaje. Esa camiseta tiene casi 20 años, con eso te lo digo todo.

Es, junto a Joaquín Sabina y Fito Cabrales, el culpable de que me decidiera a escribir canciones. Realmente, de mayor quería ser como él, y recuerdo cómo “La flaca” o “Depende” nos voló la cabeza cuando sólo teníamos 13 años, y cómo con 16 fuimos a la tienda de discos el mismo día que se publicaba “De vuelta y vuelta”. Y, desde entonces, he asistido a todas sus giras y he comprado todos sus discos y libros. Me dio muchísima pena cuando murió pero, afortunadamente, las canciones no desaparecen nunca. De hecho, os daré una pequeña primicia: la versión que incluya el tercer disco, que no tenemos previsto grabar ni a medio plazo aún, será de una canción de Jarabe de Palo que ya está decidida.

También vemos un guiño a Noel Gallagher’s High Flying Birds, la banda de rock formada en 2009 por el líder de Oasis. Ese saxo de “Luna Llena” nos lleva indirectamente a pensar en Fito. ¿Podrían ser otros de los referentes de los que beben tus canciones? ¿Hay alguno más?

– Reconozco el talento de Gallagher, pero llevé la camiseta porque me gustaba, nada más [risas]. Fito sí que es una influencia clara, como comentaba antes. Tanto en Platero y Tú como ahora con su proyecto en solitario, ha escrito muchas de las mejores canciones de rock en castellano. Pero el saxo (magistralmente grabado por el Pirata en esa canción) siempre ha casado bien con el rock, sólo hay que pensar en la E Street Band de Bruce Springsteen.

Para cerrar el disco encontramos una colaboración con la cantautora guipuzcoana Maider Zabalegi, ¿De dónde surge este dueto?

– Surgió de una manera súper natural. Compartimos los mismos músicos, grabamos en el mismo estudio… y además, hemos hecho una pequeña cuadrilla de amigos músicos donde lo pasamos genial siempre que nos juntamos. Por tanto, un día que se pasó por el estudio mientras grabábamos el disco, le propuse que cantara en “Zu zara”, la canción en euskera. Y como se parece en mí en que no sabe decir que no a nada, se animó a cantarla. Para mí fue un honor.

Si la traducción no nos falla, “Zu Zara”, la canción que interpretas con Maider, comparte título con la canción más exitosa del pop español, “Eres Tú”, de Mocedades. Dicen que soñar es gratis… de todos los logros que consiguieron Mocedades con esa canción, ¿Cuál te gustaría conseguir a ti algún día? Tener la máxima puntuación de nuestro país en el Festival de Eurovisión, entrar en la lista Billboard de las mejores canciones de la historia, llegar al número 1 de listas de ventas, ser banda sonora de una película internacional, vender más de 8 millones de copias o ser versionada en más de 15 idiomas diferentes.

– Ya que no hablamos de objetivos sino de sueños, y como a veces alguno se cumple, el sueño más recurrente siempre es el de vivir exclusivamente de la música. Ya sea con Sin Mala Intención, como compositor o letrista para otros artistas… Es casi imposible estando el mundo de la música como está, y más en nuestro estilo, pero mi sueño es poder llegar a fin de mes de esta manera, sin tener que llenar necesariamente Las Ventas. Con eso me conformo.

Y sigamos soñando, si para el tercer disco te dieran la oportunidad de elegir a cualquier artista, nacional o internacional, para realizar otro dueto. ¿Quién sería?

– Hay tantos… No sé, si pudiera hacerlo con Carlos Tarque, Ariel Rot, Quique González o con el mismo Fito, alguien tendría que pellizcarme.

Ya para terminar, ¿qué otros proyectos tienes en mente a corto/largo plazo? ¿Algo que nos puedas desvelar?

– A corto plazo, seguir presentando este último disco en directo. Todo 2022 lo dedicaremos a eso, así que os animo a que estéis atentos a las fechas que iremos anunciando en nuestra página web oficial y en nuestras redes sociales. Y como yo sigo componiendo sin parar, no sé si 2023 lo dedicaremos a grabar un tercer disco o a seguir actuando en directo. El tiempo y las nuevas canciones lo dirán. Y el presupuesto para poder grabarlo, claro.

– ¿Algo que quieras añadir a nuestros lectores?

– El disco está a la venta en tiendas, y se puede escuchar en Spotify, YouTube y demás plataformas digitales. Estamos en todas las redes sociales, salvo Tik Tok, pero tiempo al tiempo [risas], así que pasaros cuando queráis a cotillear y a saber un poco más de nosotros.

Y respecto a la entrevista, tengo que decir que pocas veces uno responde a una entrevista tan bien documentada y donde los periodistas se han tomado su tiempo en indagar en el trabajo de uno, así que os felicito y os lo agradezco, de todo corazón. Larga vida a “100 % Pop Español”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.