“Cowboys de la A3”, el viaje musical de Arde Bogotá

0
320

“Cowboys de la A3”, el viaje musical de Arde Bogotá

En apenas unos años, Arde Bogotá ha pasado de ser una de las bandas más prometedoras del panorama musical español a copar los carteles de los festivales más importantes. El ascenso musical de los cartageneros es uno de los pocos brotes verdes que ha vivido el indie español recientemente. Una luz al final del túnel en un género que no anda por su mejor momento y que ha visto como en menos de un año cuatro de sus buques insignia separaban sus caminos: Second, El Columpio Asesino, FullIzal.

Su álbum debut «La Noche«, puso la primera piedra en el camino. Una voz rasgada, melodías intensas y letras que hablaban sobre problemas mundanos, como las relaciones tóxicas, el dolor y el deseo, fueron la clave del éxito. Ahora, dos años después, llega su nuevo trabajo discográfico, “Cowboys de la A3”. Y lo hace como un viaje musical dividido en 12 partes, cada una de ellas representada por un animal. Ante todo es un canto a la libertad, a huir de nuestras obligaciones para abordar las cosas que nos hacen realmente felices. 

Toda la narrativa del disco la protagonizan «piloto» y «copiloto», interpretados en los videoclips por Adriana Jácome y David Dalí. En él dan cabida a una historia de amor, decepción y olvido. Conocemos su forma de vivir, sus sentimientos y situaciones que afrontan siempre con el firme objetivo de volver a casa. El primer adelanto fue “Los Perros”. En él, la banda deja como mensaje que siempre hay que seguir el camino que queremos. Sin mirar atrás, teniendo el valor y coraje suficiente como para huir de lo que no nos gusta.

Nuestros Pecados” es esa relación tóxica de la que es difícil salir, los malos vicios para ahogar las penas y el dolor. Un combo fatal que puede saltar por los aires, al igual que ese viaje a lo desconocido que es “Qué Vida Tan Dura”. Este es el día a día que a muchas personas les ha tocado vivir, personas que por diferentes motivos están lejos de casa ansiando volver lo antes posible. Y es que, nuestra casa es mucho más que un hogar. Es donde se sostienen la base, los cimientos y donde las personas encuentran el equilibrio. 

Clávame tus Palabras” es odio en estado puro. Lo representa el ciervo. No hay formas de acabar bien ni de arreglar una relación cuando los involucrados están luchando el uno contra el otro sin encontrar un punto en común. Por su parte, Cowboys de la A3” es mucho más que la canción que da nombre al disco. Es esa sensación de cabalgar una y otra vez por la Autovía del Este. Esa que va hacia Cartagena, la casa de Antonio, Jota, Pepe y Dani. De algún modo ese camino es sinónimo de libertad y vida para ellos. 

Con “Copilotos” llega la traición o mejor dicho, la ruptura de ese juramento de sangre entre dos personas. Una de las dos quiere coger otro rumbo y se marcha dejando una marca difícil de borrar. Tras ella llega “Veneno”, una canción que llega con el objetivo de intentar olvidar. Un proceso lento y duro. La herida que no quiere cicatrizar y siempre sale a relucir o ese dolor que no deja ver la luz en la oscuridad. Mientras, “Besos y Animales” nos relata una relación pasional, los comienzos, las ganas que se desatan.

Escorpio y Sagitario” por su parte, cuenta una historia de amor en el que la otra persona está más pendiente de la compatibilidad que de vivir la relación. Flor de la Mancha” es olvidar y perdonar aunque se tarde un tiempo. Es esa reconciliación que parecía imposible en el hotel del mismo nombre. Y “Todos Mis Amigos Están Tristes” expresa cómo se afronta la salida después del confinamiento, con muchas ganas de hacer todas esas cosas planeadas a distancia. El camino hacia la luz después de esos momentos duros y dolorosos. 

Y finalmente llega “La Salvación”, el último capítulo de la aventura de «piloto» y «copiloto». El adorable caballito de mar, el deseado viaje a casa. Se trata de un camino de retorno al punto de partida, a la familia, al hogar, a la mar. A Cartagena en este caso. Sin olvidar todo lo bueno vivido en este largo viaje y disfrutando del momento de vuelta como si fuera una celebración. Es como ese día en las hogueras de San Juan, donde se quema lo malo para dejarlo atrás y abrir la mente a nuevas oportunidades. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.